Marchan en Honduras para exigir la renovación de la misión de la OEA

0
188
El grupo de manifestantes, entre ellos Luis Zelaya, excandidato presidencial por el Partido Liberal, segunda fuerza de oposición, portaban linternas, banderas del país y pancartas con mensajes a favor de la continuidad de la Maccih, cuyo mandato concluirá el 19 de enero próximo si el Ejecutivo no acceder a renovarla. EFE/Gustavo Amador/Archivo

Tegucigalpa – Representantes de diversos sectores sociales de Honduras marcharon este viernes en Tegucigalpa para exigir la renovación de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en el país centroamericano (MACCIH), que depende de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El grupo de manifestantes, entre ellos Luis Zelaya, excandidato presidencial por el Partido Liberal, segunda fuerza de oposición, portaban linternas, banderas del país y pancartas con mensajes a favor de la continuidad de la Maccih, cuyo mandato concluirá el 19 de enero próximo si el Ejecutivo no acceder a renovarla.

Los manifestantes marcharon hasta la Casa Presidencial en Tegucigalpa, donde se está terminando de construir un complejo de edificios del Centro Cívico Gubernamental, de varios pisos, exigiendo que el Ejecutivo hondureño y la OEA «intercambien notas para prorrogar la Maccih por cuatro años más», dijo a periodistas Carlos Cáceres, quien participó en la movilización.

Cáceres criticó la poca asistencia de hondureños a la protesta para exigir al presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, que renueve el mandato de la Misión de la OEA.

La Maccih, que depende de la OEA, se instaló en abril de 2016 tras la firma, en enero de ese mismo año, de un convenio con una vigencia de cuatro años, contados a partir de la fecha de su rúbrica.

Una comisión especial del Parlamento pidió no renovar la Maccih, lo cual desató la controversia en país, donde diversos sectores sociales, Estados Unidos y Europa han pedido su continuidad.

La Mesa de Evaluación del trabajo de la Misión invitó este jueves al Gobierno de Honduras y a la OEA a prorrogar el texto del convenio que dio vida a esa instancia, la primera del ente hemisférico en un Estado miembro para combatir la corrupción.

Instalada por el Gobierno hondureño y la Secretaría General de la OEA el pasado 13 de noviembre, la Mesa de Evaluación, invitó además a «establecer los protocolos que garanticen la eficaz y eficiente administración y cumplimiento» de los objetivos generales y líneas de acción de la MACCIH que consideren necesarios.

El mecanismo de evaluación desgranó en un informe de 15 páginas las labores de la misión de la OEA dirigidas a la prevención y combate a la corrupción y en líneas como la reforma penal y político electoral, así como sus retos y obstáculos.

«La Mesa de Evaluación observó que algunas líneas de acción presentan un avance más significativo en comparación con otras líneas de acción», reza el documento, que destacó avances «con respecto al área de persecución penal integrada» y observó que «aún continúan pendientes» algunas recomendaciones de otras entidades.

Según la Mesa, «algunos de los pendientes se han debido principalmente a una falta de comunicación y coordinación entre el Gobierno de Honduras y la MACCIH», y le sugiere a las partes que «consideren los mecanismos adecuados para asegurar una efectiva comunicación y coordinación».

El gobernante hondureño reiteró ayer que decidirá la continuidad de la Misión en enero, luego de analizar los resultados de la evaluación del trabajo de ese ente.

«Vamos a evaluar los diferentes informes y en enero les estaremos dando una posición final», subrayó Hernández en un informe divulgado por la Presidencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here