Hongo negro, otra enfermedad que crece aceleradamente en Honduras

0
583

Tegucigalpa.- La jefa del laboratorio de micología del Hospital Escuela (HE), Sandra Montoya, recordó este sábado que el país no solo afronta una emergencia sanitaria por la COVID-19 o ahora por la viruela del mono, también se combate una rápida propagación de otros vectores como el dengue o el hongo negro.

Antes se reportaba un caso cada año y medio o dos años, pero en los últimos trece meses se registran 41 casos.

“Actualmente las estadísticas de casos de hongo negro (mucormicosis) es elevada para lo que ha sido normalmente, que antes era cada dos años”, lamentó la especialista.

 Las estadísticas han aumentado por los inmunocompromisos con los que cuentan los pacientes a causa de la COVID-19 y del dengue, aseguró.

Recordó que en los últimos días en este centro asistencial se registraron dos decesos a causa de esta enfermedad y ya suman 22 las muertes por hongo negro en el país centroamericano.

El Hongo Negro, anteriormente llamado cigomicosis, es por definición una infección fúngica grave pero extraña, que es causada por un grupo de mohos llamados mucormicetos.

Existen varios tipos de esta infección dependiendo de la región del cuerpo a la que ataquen, como la rinocerebral (sinusal y cerebral), la pulmonar, la gastrointestinal o la que infesta la piel.

Los seres humanos adquieren la mucormicosis al entrar en contacto con las esporas del hongo presentes en el aire y en el ambiente, no es transmisible entre personas.

Las personas que padecen diabetes mellitus están más propensas a padecer esta enfermedad.

También las personas con leucemia, linfoma y personas que consumen altas dosis de esteroides también son más vulnerables a padecer la enfermedad, según expertos.