Honduras comienza a «desbordarse» por el Covid-19 y sus variantes

0
587
Decenas de personas llegan a los pocos triajes que están abiertos para buscar atención.

Tegucigalpa. – Un nuevo rebrote de contagios de la COVID-19 comienza a ser visible en Honduras luego de las fiestas de fin de año, con el agregado de la circulación de nuevas variantes, más otras patologías como la influenza.

Desde finales de 2021 ya se comenzaba a palpar que los triajes tenían un incremento sostenido en las atenciones a pacientes sospechosos de la COVID-19.

A lo anterior se suma la eventual circulación de la variante ómicron, que aunque no ha sido oficialmente declarada en el país, las aseveraciones de médicos y los cuadros clínicos presagian que es una realidad desde hace algunas semanas.

Las celebraciones de Navidad y fin de año, sumado a un brote de influenza y el abandono de las medidas de bioseguridad por parte de la ciudadanía, han sido un detonante para que los triajes y centros hospitalarios comiencen a desbordarse por pacientes con COVID-19.

El abandono de algunas medidas sanitarias, cierre de triajes, falta de aplicación de pruebas PCR en tiempo real y hasta escasa información con respecto a los datos diarios de la pandemia, son otros de los problemas que se agregan al virus y sus variaciones.

Israel confirmó este 2022 la presencia de Flurona -combinación de influenza y COVID- y Brasil también aseguró tener más de un centenar de estos casos.

El infectólogo hondureño, Tito Alvarado, hasta tuvo tiempo para bromear al asegurar que en el país circula la “Fluronade”, que es una trilogía de influenza-COVID-dengue.

Honduras no confirma variante ómicron, mientras ya se cierne la Flurona en el horizonte.