Un mejor y esperanzador Año Nuevo para los hondureños, piden religiosos

0
717
Foto cortesía

Tegucigalpa.- El padre Alberto Enamorado, es del criterio que en Honduras se debe recibir el año 2022 con agradecimiento a Dios por permitir la vida y la salud.

A pocas horas de terminar el año 2021, la iglesia evangélica y católica ha llamado a la población a finalizar este ciclo en familia, con fe y esperanza en un mejor 2022.

“Terminar un ciclo e iniciar otro debe servir para tomar conciencia y dar gracias a Dios, al iniciar este año 2022 hay que hacerlo con un corazón de agradecimiento a Dios por todo lo que nos ha permitido vivir”, indicó.

“Hay que dar gracias a Dios por todos lo que pasamos en este 2021, sabemos que fue difícil por todo lo de la pandemia y otras situaciones que han venido pasando, pero debemos cerrar con acción de gracias”, añadió.

“El 2022 hay que vivirlo con esperanza, con amor, con paz, por lo que le pedimos a los hondureños que nos unamos para seguir construyendo la Honduras que todos soñamos”, manifestó.

El religioso exhortó a no perder la fe y levantar el ánimo para recibir un nuevo año con esperanza.

“No podemos perder la esperanza, el Señor es quien nos da esperanza y alegría y a pesar de los momentos difíciles, no debemos perder la alegría y el ánimo de seguir viviendo”, expresó.

“Mientras hay vida hay esperanza y hay que seguir luchando por lo que todavía está”, concluyó.

Las pruebas del 2020 nos enseñaron a ser más fuertes en el 2021

El pastor general del Ministerio Internacional La Cosecha, Misael Argeñal, manifestó que las pruebas del año 2020 permitieron a los hondureños ser más fuertes en 2021.

El evangelista destacó el buen ánimo de los hondureños durante este año para comenzar con nuevas fuerzas a emprender para salir adelante de la crisis por la pandemia del COVID-19 y las tormentas tropicales Eta e Iota.

“La pandemia y los huracanes golpearon muy fuerte a nuestra gente, pero hemos aprendido el valor del amor, de la misericordia, del poder trabajar por el bien de las personas que sufren”, dijo Argeñal.

“Los grandes líderes de la historia han surgido en tiempos de crisis y es en esta etapa crítica de la pandemia y de los huracanes que ha surgido el emprendedurismo, nunca se había visto a tanta gente emprendiendo negocios, soñando, creyendo en el potencial que tienen”, destacó.

“Ha sido extraordinario ver a nuestra gente levantarse y emprender, cosa que surgió a raíz de la pandemia, la necesidad obligó a la gente a emprender”, agregó.

Al respecto, el predicador mencionó que las diversas pruebas permitieron a los hondureños no solamente levantarse, sino hacerlo con mucha más fuerza.

“Las pruebas nos transforman la vida, nos dan una enseñanza categórica para ser fuertes, valientes y poder enfrentarnos a lo que venga”, manifestó.

“Las pruebas son difíciles, pero buenas porque nos damos cuenta de qué estamos hechos”, finalizó.

En este nuevo año debemos darle paso a la esperanza y a la fe

El padre de la parroquia Divino Niño, Ovidio Reyes, manifestó que el año 2022 es una nueva oportunidad para que la población le dé lugar a la esperanza y a la fe.

Hoy finaliza el año 2021, un año que muchos catalogan como muy difícil, marcado por los efectos de la pandemia del COVID-19, las tormentas tropicales Eta e Iota y la incertidumbre que generó en un inicio el proceso electoral.

“Cuando la esperanza se mantiene viva en el ser humano, la misma hunde sus raíces en la fe y es el reflejo del que cree que puede salir adelante y dejar atrás el pasado”, expresó.

“Lo que no logremos de pie, debemos hacerlo de rodillas, lo que no logremos hablando, debemos hacerlo orando, lo que no podemos conseguir nosotros, dejemos que Dios lo haga”, exhortó.

“El enemigo a derrotar está dentro de cada hondureño, no le demos espacio al pensamiento amargo y oscuro, démosle espacio a la esperanza, esa que va hermanada con la fe”, indicó.

“Dónde quiera que estemos debemos construir, si estamos en el suelo, levantémonos, si estamos sentados, pongámonos en camino, si el aburriendo nos paraliza, alimentémoslo con las buenas obras y con la solidaridad”, añadió.

En ese sentido, el religioso recomendó a los hondureños dar vuelta a la página y comenzar con una nueva historia.

“Hay que darle vuelta a la página de la historia llena de tantos desaciertos y hay que darle paso a la esperanza”, reiteró.

“Hay que redireccionar de las cosas que se hicieron mal y las cosas que se hicieron mal, hacerlas mejor”, concluyó.