Ratifican a puerta cerrada Acuerdo Bicentenario entre Honduras y Nicaragua

0
411

Tegucigalpa.- El Congreso Nacional ratificó por unanimidad el «Tratado de Límites entre la República de Nicaragua y la República de Honduras en el Mar Caribe y Aguas Afuera del Golfo de Fonseca». Sin embargo, esto se hizo cerca de la medianoche y sin presencia de la prensa e invitados en el hemiciclo legislativo.

Según el presidente del Poder Legislativo, Luis Redondo, el documento del Tratado de Límites es considerado un tema de seguridad nacional, lo que motivó la exclusión de los medios de comunicación durante el proceso de ratificación en la Cámara.

Tema ‘engavetado’

Mientras que la Asamblea Nacional de Nicaragua ratificó el tratado de manera inmediata tras ser suscrito en 2021, en Honduras, debido al cambio de gobierno, el proceso fue más complejo.

A pesar de la relevancia del acuerdo, respaldado por las sentencias de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya en 1992 y 2007, el tratado estuvo en espera y fue presentado hasta el presente año ante el Pleno como correspondencia, donde se conformó una comisión dictaminadora para su ratificación.

Reacciones

El Canciller de Honduras, Enrique Reina, destacó la relevancia de la sesión en el Congreso Nacional y la importancia del tratado para la soberanía nacional y el desarrollo de ambos países. Se espera que esta ratificación marque un hito en la colaboración y la paz entre Honduras y Nicaragua en la región del Golfo de Fonseca.

«Positivamente viene a finiquitar y para beneficio del desarrollo de ambos pueblos hermanos, una historia de más de 100 años de laudos, casos ante la CIJ y tratados, usando los medios pacíficos que el Derecho Internacional establece para la solución de diferencias y contribuir a la hermandad y la paz», manifestó el funcionario en su cuenta de X.

El acuerdo proporcionará a Honduras acceso al mar abierto en el Pacífico, previniendo incidentes habituales donde pescadores hondureños son capturados y exhibidos como trofeos por Nicaragua.

Por otro lado, El Salvador, que comparte límites en el Golfo de Fonseca, decidió no unirse al Tratado Bicentenario debido a sus preocupaciones sobre cómo afectaría su desarrollo, sintiéndose perjudicado por el acuerdo.