Menores en Honduras son vulnerables y podrían abandonar estudios por COVID-19

0
696
Foto:Referencia

Tegucigalpa- Los niños y jóvenes en Honduras se encuentran en «vulnerabilidad» por los riesgos de contraer el coronavirus y muchos de ellos podrían abandonar sus estudios debido al cierre de las escuelas por la emergencia sanitaria, alertaron expertos consultados por Efe.

La niñez y la juventud sufre una «doble vulnerabilidad» por los riesgos de contraer infecciones respiratorias como el coronavirus y porque sus cuidadores pueden morir a causa de la enfermedad, dijo el director de Visión Mundial Honduras, Jorge Galeano.

Los menores de edad son «presa fácil» de los virus y, además, son víctimas de violencia sexual, especialmente niñas de los estratos más desfavorecidos, señaló.

Un total de 37 personas menores de 20 años, muchos de ellos niños, han sido infectados por COVID-19 en Honduras, donde se registran 343 casos confirmados y 23 muertos.

CONVULSIÓN SOCIAL

Otro tema que preocupa a Galeano es la seguridad alimentaria en Honduras, donde la situación «es crítica» y se podría generar una «convulsión social» por la falta de alimentos.

Cientos de empleados paralizaron sus actividades o las llevaron a casa, pero más del 50 % de trabajadores informales «no están trabajando» por lo que ven perjudicados sus ingresos, explicó.

Dentro de esta población se cuenta por ejemplo a los obreros de la construcción, panaderos, empleados del comercio, taxistas o vendedores ambulantes.

El coronavirus tiene un «impacto integral», ya que el primer «frente es la salud, el tema de seguridad alimentaria es clave», pero también impacta fuertemente en la economía, añadió.

«La economía de las familias está muy afectada, muchos están perdiendo su empleo y cualquiera podría pensar que pasando la cuarentena vamos a volver a la normalidad, pero lo que vamos a tener es un nuevo normal», señaló Galeano.

AFECCIONES PSICOLÓGICAS

Durante este periodo los niños y jóvenes han sufrido afecciones psicológicas de ansiedad o temor ante la avalancha de información por la expansión del virus, por lo que Visión Mundial prepara campañas orientadas a «cuidar» a la niñez.

«Estamos trabajando en promover mensajes de protección y cuidado de la niñez, el impacto para ellos es enorme en términos psicológicos», indicó.

Galeano dijo que, ante estos escenarios, los niños, a veces, «no son capaces de dimensionar el tamaño (de la crisis), pero si ven que sus padres están preocupados».

Los menores pueden vivir situaciones de ansiedad, frustración o timidez, por lo que los padres deben limitar el tiempo que pasan conectados a internet y viendo televisión durante el confinamiento.

Aseguró que otro problema que afectará a los niños que viven en hogares que tienen alimentos en este periodo es la obesidad, pero los que no cuentan con comida sufrirán desnutrición.

ESTRÉS Y VIOLENCIA EN HOGARES

Para el director de la organización humanitaria Casa Alianza en Honduras, José Ruela, las medidas de confinamiento en casa y los cierres de centros educativos y lugares de esparcimiento, genera en los hogares estrés y altos niveles de violencia.

«El hogar es uno de los lugares de mayor abuso (hacia los menores), por lo que es importante que los padres estén pendientes de donde están sus hijos, que actividades están haciendo», señaló.

Muchos menores son víctimas de abuso sexual y la mayoría de los agresores suelen ser personas del círculo familiar del niño o muy cercanas al mismo.

SIN EDUCACIÓN

Unos 2,4 millones de alumnos de Honduras no pueden asistir a la escuela o colegios desde hace casi un mes por la pandemia del coronavirus.

Son tres semanas sin clases, pero «no hay una estrategia clara, no se sabe cómo vamos a continuar», por lo que se corre en riesgo de tener «mayor niveles de deserción escolar», principalmente de menores de los estratos más pobres, indicó Ruela.

La Secretaría de Educación ha puesto en marcha canales educativos para tratar de compensar la falta de clases, pero los grupos más vulnerables no tienen acceso.

Las autoridades de Educación indicaron la víspera que al retornar a las aulas se iniciará un «proceso de nivelación» para todos los estudiantes.

Ruela destacó además la importancia de educar a las familias en medidas de higiene y salud en el hogar para frenar la expansión del virus.