Gobierno reitera que entrada de tropas rusas a Nicaragua no afectará relación con Honduras

0
134

Tegucigalpa.- El ministro de Defensa, José Manuel Zelaya Rosales, estimó que el ingreso de tropas rusas a Nicaragua, no afectará las relaciones con Honduras, siempre que no perjudique la paz y estabilidad de la región.

En ese sentido, Zelaya aseguró que, “en el caso particular de Nicaragua, es un convenio que han tenido 10 a 15 años, todo lo que no venga a alterar la estabilidad y la paz de la región, Honduras tiene las mejores relaciones con Nicaragua”.

Asimismo, dijo que Nicaragua es un país soberano al igual que Honduras y que tiene el derecho de establecer alianzas con cualquiera.

El funcionario comentó que Honduras puede tener tropas en Nicaragua como parte de ayuda humanitaria.

Aseguró que la Secretaría de Defensa, el Estado Mayor Conjunto y Cancillería están haciendo las consultas para tener las mejores relaciones con Nicaragua.

Zelaya aclaró que los enemigos permanentes son el crimen, el narcotráfico y cualquier ilícito que afecte la soberanía.

De igual forma, indicó que es su responsabilidad ordenar la Secretaría de Defensa y ser transparente en sus acciones.

Informó que fortalecerá a la Fuerza Aérea con dotación de helicópteros que funcionarán para ayuda humanitaria y cumplir con la defensa de la soberanía.

Cabe señalar que, la Asamblea Nacional de Nicaragua aprobó la semana pasada, el ingreso de tropas extranjeras al país, incluidas las rusas, pese a las críticas de Estados Unidos, que ha advertido de posibles consecuencias, como valorar seriamente la exclusión de Managua de un importante tratado comercial.

El decreto en donde se autoriza el ingreso de las tropas “con fines humanitarios” fue enviado a la Asamblea por el presidente Daniel Ortega y aprobado con “carácter de urgencia” con 78 votos a favor, 0 en contra y 11 abstenciones.

La aprobación de la propuesta se produce en un momento en que Rusia enfrenta un cada vez mayor aislamiento por la guerra iniciada en Ucrania el pasado 24 de febrero, que ha conllevado una oleada de sanciones contra el Kremlin por parte de la comunidad internacional.