El presidente Hernández es el único que le ha hecho frente al narcotráfico, manifiesta el dirigente del Partido Nacional, Nelson Márquez

0
352
Hoy más que nunca esa lucha debe continuar, dice

Tegucigalpa.- El dirigente del Partido Nacional, Nelson Márquez, lamentó que al presidente Juan Orlando Hernández se le vincule con supuesta conspiración para el narcotráfico en Honduras, cuando ha sido el único mandatario que le ha hecho frente este flagelo.
 
Ayer, el juez de la Corte del Distrito Sur de Nueva York le dictó sentencia de Cadena Perpetua más 30 años de prisión al hermano del mandatario, Antonio Hernández por sus supuesta vinculación en el tráfico de drogas de Honduras al país norteamericano.
 
El presidente Hernández lamentó está sentencia, al tiempo de cuestionar que los fiscales se basen en testimonios de criminales confesos para emitir esta sentencia, que a todas luces se nota que estos narcotraficantes ya extraditados a Estados Unidos están buscando una reducción de su pena.
 
Desde que Hernández inició su carrera política, como diputado del Congreso Nacional, sus esfuerzos han estado enfocados en la reducción de la criminalidad y combate al narcotráfico, a lo que se ha dedicado los últimos 16 años, 8 siendo presidente.
 
“Hernández es el único presidente que realmente ha tomado acciones en contra del crinen organizado, en contra del narcotráfico, recordemos que el presidente Juan Orlando Hernández fue quien impulsó en el Congreso Nacional la extradición, que era un mito en nuestro país y que nadie quería tocar por temor a las represalias que se pudieran tener”, dijo Márquez.
 
“Pudimos ver como el Gobierno del presidente Hernández dio apertura a la extradición, pero además provocó un ambiente hostil para las personas que se habían dedicado por años a este tipo de actividades, al punto que muchos de ellos se entregaron, no quisieron entregarse en Honduras, sino que en otros lugares”, manifestó.
 
Justicia norteamericana
 
Márquez mencionó que la forma de impartir justicia en Estados Unidos no es la misma de Honduras, por lo que considera que hay una injusticia detrás de la sentencia Tony Hernández.
 
“El sistema judicial norteamericano tiene muchas ventajas, pero también tendrá muchas desventajas que vale la pena que los especialistas puedan revisar”, dijo.
 
“Encontramos que estos testigos quieren encontrar dos beneficios específicos de una sola vez, por un lado podrían buscar una reducción en sus penas, armando testimonios en contra de las personas que les habían perseguido, al punto de que les podía alcanzar para alcanzar un segundo objetivo, que es vengarse de las personas que les persiguieron”, expresó.
 
“Ellos encontraron al posibilidad de crear diferentes escenarios, pero el problema es que la mentira no cuadra, el caso de una de estas personas, en uno de los juicios confesó que entregó dinero al presidente Hernández, pero en el siguiente juicio dice que lo entregó un tercero, eso debe ser importante, especialmente porque el sistema norteamericano se basa en la honorabilidad”, señaló.
 
En ese sentido, explicó que “los testigos no presentan un nivel de honorabilidad para poder creerle a pies juntos lo que ellos están testificando, si el testigo debe tener ese nivel de honorabilidad, recordemos que en otro de los juicios otra de estas personas confesó que no era cierto que se había estado dando dinero a políticos en nuestro país, todas estas contradicciones son las que nos hacen pensar”.
 
“Allá el juez actúa de acuerdo a la resolución del jurado, entonces hay que tratar de convencer al jurado, incluso sin pruebas físicas, sino en base a la honorabilidad de los testigos, que en este caso todos son narcotraficantes confesos que purgan una pena en los Estados Unidos”, destacó.
 
Pese a esta situación adversa para la familia del presidente Hernández y para el mismo mandatario, Márquez es del criterio que esta lucha contra el narcotráfico y la criminalidad en Honduras no debe parar.
 
“Los mecanismos para combatir el crimen organizado y el narcotráfico tienen que continuar hoy más que nunca”, indicó.
 
“Esas cifras que tuvimos de 85 muertes por cada 100,000 habitantes ha ido bajando, eso obedece a un alto esfuerzo de las diferentes organizaciones que se dedican a trabajar en y temas de seguridad en nuestro país y debemos seguir así”, expresó.
 
“Si hacemos número, un poco más de 72,000 hondureños no han perdido la vida de manera violenta en los últimos años, es un reto importante para los hondureños”, concluyó.