Captura a nieto implicado en el asesinato de sus abuelos en Silca, Olancho

0
433
Cortesía HCH

Tegucigalpa – Mediante una exhaustiva investigación llevada a cabo en las últimas horas, funcionarios de la Policía Nacional, lograron detener a dos sujetos por suponerlos responsables de los delitos de asesinato, porte ilegal de arma de fuego y tráfico de drogas.

Acciones de inteligencia y búsqueda permitieron que un equipo de agentes asignados a la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) en coordinación con la Dirección Nacional de Prevención y Seguridad Comunitaria (DNPSC), lograrán localizar y detener a los supuestos responsables en la aldea Tras la Loma, del municipio de Silca, departamento de Olancho.

Los sospechosos fueron identificados como «El Peludo» de 23 años y un labrador 31 años, ambos originarios y residentes del mismo lugar donde se llevaron a cabo las labores de búsqueda por parte de los agentes policiales.

Según las autoridades, el móvil de este terrible crimen fue producto de una antigua disputa familiar.

En años anteriores, el señor Carlos Daniel Torres había despojado a alias «El Peludo», de una propiedad, lo que generó un resentimiento y odio. Esta situación llevó a ambos a vivir en constante enfrentamiento y a convertirse en enemigos.

Por lo que, el viernes 29 de diciembre del presente año, los detenidos ingresaron a la vivienda de los ancianos, ubicada en la aldea Tras la Loma, municipio de Silca, departamento de Olancho, donde sin mediar palabras dispararon contra la humanidad de las víctimas quitándoles la vida de manera inmediata.

Después de cometer el hecho, los sospechosos robaron una suma de dinero importante y una arma de fuego que pertenecían a Torres.

Tras conocer el caso, los agentes policiales trabajaron arduamente en la investigación, recolectando pruebas y testimonios que sustentan la culpabilidad de los imputados.

A los detenidos se les decomisó: un arma de fuego tipo escopeta, conteniendo en su interior 8 cartuchos sin percutir; un arma de fuego tipo pistola, marca Smith & Wesson, con su respectivo cargador conteniendo en su interior 15 cartuchos sin percutir; cuatro envoltorios plásticos transparentes conteniendo en su interior polvo blanco supuesta cocaína y un teléfono celular.

Las armas decomisadas serán enviadas a los laboratorios de criminalística para determinar su grado de participación en el crimen.