Univision y Televisa se fusionan para ser el gigante de la televisión en español

0
74
Cortesía

Ciudad de México.– La fusión de Televisa y Univision es una apuesta para crear la empresa más grande de contenidos en español del mundo en un mercado de «streaming» cada vez más competido y con el enorme reto de captar audiencias jóvenes.

El Grupo Televisa recibirá 4.800 millones de dólares, de los que 3.000 millones serán en efectivo y el resto en acciones, para convertirse en el socio mayoritario, con el 45 % de participación, de la nueva compañía Televisa-Univision, cuyo principal atractivo será una plataforma de contenidos.

Ambas empresas anunciaron que buscan atender a los 600 millones de hispanoparlantes del mundo, pero analistas coinciden en que su meta principal son los 60 millones de habitantes de origen hispano de Estados Unidos.

«El objetivo de estas compañías, más que crecer en América Latina, es tener una llegada al mercado hispano en Estados Unidos, que es muy lucrativo, con menos población que México, pero con un poder adquisitivo mucho mayor”, explicó a Efe el fundador de la consultora Telconomía, Jesús Romo.

Incluso el presidente Andrés Manuel López Obrador destacó la operación como una muestra del poder cultural de México en Estados Unidos al señalar que «prevalece la inversión de los mexicanos».

«Lo celebramos porque esto va a permitir también que haya comunicación y con el compromiso de que no haya discriminación, maltrato, que no haya xenofobia, que se respete a los mexicanos y que se respete a los migrantes en los medios», declaró este jueves en su conferencia diaria.

UN MERCADO COMPETIDO

Las empresas han presumido que tendrán la biblioteca de contenidos en español más grande del mundo con más de 300.000 horas de programación.

Pero analistas advierten que esto es insuficiente en un mercado cada vez más competido, como muestra el hecho que Televisa ya tiene una plataforma en México, Blim, con menos del 2 % del mercado, frente al casi 75 % de Netflix y 8,5 % de Amazon Prime, según The Competitive Intelligence Unit (CIU).

En Estados Unidos, el 73 % de los hogares hispanos están suscritos a Netflix, por encima de otros grupos étnicos, según el sitio Statista.

“Esa es la pregunta más compleja. Hasta el momento pareciera ser que sí hay espacio para más plataformas a pesar de las que ya existen, el usuario parece todavía dispuesto a pagar más de una o dos”, comentó Efrén Páez, analista senior de Digital Policy & Law, consultora de telecomunicaciones.

En las llamadas con inversionistas, según Páez, los directivos de Televisa han expresado su confianza en seguir los pasos de Disney+, una empresa tradicional de contenidos que trasladó su base fiel de seguidores a la plataforma digital.

Pero el analista observó que aún falta que Televisa presente una estrategia de contenidos, como lo hizo Disney, que justifique el pago del servicio y muestre cómo va a generar lealtad en sus usuarios.

«La diversidad de los contenidos va a marcar la diferencia, no creo que Televisa deba abandonar el formato de la telenovela, todavía puede funcionar, pero sí hay que alimentar ese formato de modo que se adapte al tipo de historias que se consumen actualmente”, indicó.

DE VUELTA A LAS RAÍCES

Televisa conservará su propiedad de empresas proveedoras de televisión de paga e internet en México, como Izzi Telecom y Sky, además de otros negocios.

Aun así, la fusión revela que Televisa volverá a apostar por los contenidos después de dedicarse a otros negocios tras la reforma de telecomunicaciones de México en 2014.

“Ahora la parte de contenidos volverá a ser la protagonista y probablemente la que dicte las acciones y estrategias del grupo en general, y el perímetro en México quedó muy bien definido. Es volver a la raíz de una empresa de contenidos», señaló Romo, de Telconomía.

En México, la operación se analizará en el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), que en el pasado ha declarado a Televisa un agente preponderante del mercado.

“Aunque no están comprando emisoras o estaciones, comoquiera crece el poder que tienen sus contenidos. Esto lo va a tener que tomar el IFT porque una de las preguntas que se van a hacer ahora es ¿cómo modifica esto el tema de la preponderancia?”, reflexionó Romo. EFE