Tegucigalpa vuelve a sumergirse en una espesa capa de humo debido a los recientes incendios

0
495

Tegucigalpa.- La capital de Honduras, Tegucigalpa, vuelve a sumergirse en una espesa capa de humo debido a los recientes incendios en sus alrededores. Aunque hubo una mejora en días anteriores con cielos despejados, actualmente la ciudad y sus zonas cercanas están cubiertas por una densa bruma.

A pesar de que la Secretaría de Gestión de Riesgos (Copeco) había reducido las alertas, el sitio especializado IQAir indica que la calidad del aire en Tegucigalpa es actualmente “peligrosa”. Esta situación supone un riesgo significativo para la salud de los residentes.

Expertos en salud recomiendan a la población el uso de mascarillas para reducir los efectos nocivos de respirar el aire contaminado. La estabilidad atmosférica ha provocado que el humo se mantenga cerca del suelo, incrementando los peligros para la salud pública.

En las últimas 24 horas, Copeco detectó cuatro puntos de calor al este del Distrito Central. Esta detección es crucial para comprender la fuente del humo y planificar acciones de mitigación.

Aunque las alertas bajaron, la calidad del aire sigue siendo un problema grave. Las autoridades insisten en que los residentes mantengan las medidas de prevención, como el uso de mascarillas, para protegerse.

Copeco también anunció una reducción en las alertas debido a la contaminación del aire. Esta medida se mantendrá indefinidamente, reflejando una leve mejora en las condiciones atmosféricas.

En los departamentos de Cortés, Atlántida, Colón, Yoro y Olancho, las alertas han cambiado de Roja a Amarilla. Mientras tanto, en Santa Bárbara, Comayagua y Francisco Morazán, así como en el resto del país, las alertas han pasado de Amarilla a Verde.

A pesar de esta mejora, Copeco continúa monitoreando la situación de cerca. Se mantendrán las medidas preventivas necesarias y la vigilancia continuará para proteger la salud de la población. El pronóstico del tiempo sugiere lluvias más frecuentes en el sur, suroccidente y centro del país, lo cual podría mejorar la calidad del aire, aunque los incendios siguen afectando negativamente las condiciones climáticas.