Protesta de pacientes renales bloquea la CA-5, quienes exigen derechos médicos

0
803

Tegucigalpa.- Decenas de pacientes renales y sus familiares protestan la mañana de este martes en la carretera CA-5, salida al norte de la capital, específicamente en El Durazno, para manifestar su demanda de tratamientos médicos de calidad.

La protesta ha llevado al cierre de ambos carriles de una de las vías más importantes del país, generando un intenso congestionamiento vehicular en la zona.

Los participantes de la manifestación, incluyendo adultos mayores que utilizan sillas de ruedas (una paciente se desmayó), están demandando su derecho a elegir el lugar donde reciben su tratamiento y solicitan ser acreditados para continuar con la diálisis en el centro médico de su elección. Además, están instando a la ministra de Salud, Karla Paredes, a que acelere los procedimientos necesarios para garantizar la continuidad de sus tratamientos de hemodiálisis.

La situación se ha vuelto crítica debido a la disputa entre dos empresas proveedoras de servicios médicos, Diálisis de Honduras S.A y Nefrocentro, lo que ha dejado en vilo a aproximadamente 4 mil pacientes con insuficiencia renal crónica. A pesar de que ambas empresas ofrecen tratamientos de hemodiálisis y diálisis peritoneal, los pacientes insisten en recibir un trato más humano y cálido, especialmente aquellos que son adultos mayores y tienen limitaciones de movilidad.

La incertidumbre se ha acentuado desde que ambas empresas comenzaron a brindar servicios médicos a la población afectada, lo que ha provocado que muchos pacientes se nieguen a recibir tratamiento del segundo proveedor.

Ante esta situación, los pacientes renales han decidido tomar medidas drásticas para llamar la atención de las autoridades de Salud y exigir una pronta solución al conflicto que pone en peligro su acceso a la atención médica vital.

A pesar del caos vehicular que se ha generado en la carretera CA-5 y las molestias que esto ocasiona a los conductores, los pacientes se mantienen firmes en su demanda bajo el lema “queremos vivir”. Sin embargo, se ha informado que la Policía Nacional tiene la intención de desalojarlos por la fuerza.