Presidenta Castro reprogramó para el martes la reunión con jefes de Estado de la CELAC para abordar asalto a embajada en Ecuador

0
728

Tegucigalpa.- La presidenta Xiomara Castro reprogramó hasta el martes 16 de abril la cumbre virtual extraordinaria de jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

A través de su cuenta de red social “X”, confirmó la noticia justificando que la reprogramación es por una solicitud que hizo el gobierno de México.

México parece ha optado por acudir a las instancias internacionales establecidas como la Organización de Estados Americanos (OEA) y las Naciones Unidas (ONU) para abordar el problema con Ecuador.

En la OEA ya logró una resolución respaldada por la gran mayoría, solo Ecuador voto en contra y otro país se abstuvo, en que ser «condena» a Quito por la intrusión en la embajada azteca.

Mientras en las Naciones Unidas, México reclama que se desconozca a Ecuador, además de llevar el caso ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), la máxima instancia judicial del mundo y adscrita a la ONU.

La medida representa otro traspié para la diplomacia hondureña en la conducción de la CELAC, ya que inicialmente el tema se conoció en la Troika, el mecanismo que reúne a los países que tuvieron la presidencia anterior, el actual y el futuro, así como la reunión de cancilleres, que se realizó el martes, de las naciones integrantes.

Pero en la reunión de cancilleres existió un bloqueo de cinco países que se negaron a la convocatoria, ya que consideran que para la misma se agendó un tema externo al problema de las normas diplomáticas, como es el caso del asalto de Ecuador a la embajada mexicana en Quito.

Por ello, este jueves la presidenta Castro anuncia que se pospone la cumbre virtual del viernes y ahora se convoca para el martes de la próxima semana a partir de las 9:00 de la mañana, hora de Honduras.

En la nueva convocatoria, la gobernante hondureña establece que la reunión del CELAC es por la violación de la Convención de Viena de 1961 y la Convención de Asilo de 1954 de parte de Ecuador y deja por fuera el mecanismo de adopción de resoluciones fuera del consenso, como lo había propuesta el pasado 8 de abril.