Las reformas electorales son necesarias, pero advierten que podrían generar más conflictos en el país

0
568

Tegucigalpa.- Sarah Aguilar, exfiscal del Ministerio Público, ha manifestado que si bien las reformas electorales son imperativas en Honduras, su implementación en el presente momento podría avivar aún más los conflictos existentes en el país.

Aguilar ha resaltado la urgencia de establecer mecanismos efectivos para combatir el narcotráfico durante los períodos de campaña electoral. En este sentido, ha enfatizado la importancia de tomar medidas preventivas para evitar la participación de individuos vinculados al narcotráfico y al lavado de dinero en los procesos electorales, con el fin de romper la percepción internacional de Honduras como un país afectado por el narcotráfico, lo que ha generado inseguridad jurídica y ha obstaculizado la inversión extranjera.

La exfiscal ha propuesto la creación de un nuevo marco legal que regule la participación de las organizaciones políticas y sus candidatos, con el propósito de elevar la calidad de los aspirantes a cargos públicos. Entre las medidas sugeridas se encuentran requisitos más estrictos para la presentación transparente de informes financieros por parte de los partidos políticos durante las campañas electorales, así como la implementación de mecanismos transparentes de recaudación de fondos.

Sarah Aguilar ha expresado su preocupación por informes de inversiones millonarias en campañas políticas procedentes de otros países, lo que evidencia deficiencias en el control y la financiación política en Honduras.

Por otro lado, Alice Shackelford, representante residente de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), ha recordado la urgencia de reformas electorales en Honduras, señalando la debilidad de organismos como la Unidad de Política Limpia. Shackelford ha destacado que esta unidad carece de capacidad de investigación y presencia efectiva en todo el territorio, lo que la hace vulnerable a deficiencias significativas.

La representante de la ONU ha instado al Congreso Nacional a fortalecer la Unidad de Política Limpia para prevenir la entrada de fondos no transparentes en las campañas políticas. Según Shackelford, abordar las deficiencias de esta unidad es crucial como parte de las reformas electorales pendientes en Honduras.