Las calles podrían llenarse de sangre por culpa de los malos políticos y las elecciones también están en peligro, advierte analista

0
583

Tegucigalpa.- El analista político, Olban Valladares declaró este jueves que tanto las elecciones generales como la paz en el país están en peligro y advirtió que las calles se pueden llenar de la sangre de personas que no tienen la culpa del desmadre provocado por los malos hondureños que han gobernado en los últimos 12 años.

“Claro que están en peligro las elecciones”, dijo Valladares, al ser consultado al respeto, no obstante, fue también contundente al señalar que está en peligro la paz de la nación.

Alertó que está en peligro que las calles de Honduras, después de muchos años de mantenerse en tranquilidad, “van a llenarse de sangre de personas que no tienen la culpa del desmadre que han provocado los malos hondureños al mando de los niveles de gobierno de los últimos 12 años”.

No puede ser que nos estemos haciendo los desentendidos, no puede ser que le estemos permitiendo, a estas personas que manosean el presupuesto de la nación, que no asignen los recursos suficientes para el proceso electoral de noviembre próximo, expresó.

Cómo es que no hay dinero para las elecciones y le estén poniendo trampas al Consejo Nacional Electoral (CNE) pidiéndole todos los pormenores de sus compras si eso no ocurre con otras instituciones del país, se preguntó.

Añadió que el Estado jamás les ha pedido detalles a las instituciones sobre qué es lo que van invertir y que van a comprar.

Según el analista, lo que está ocurriendo, en Honduras, es que se está enajenando y poniendo en grave peligro el futuro de nuestros hijos, nietos y de la nación en general.

Se tiene que hacer algo, porque no es justo para los millones de pobres y miserables que circundan las calles lo que está ocurriendo en Honduras.

“Estos apátridas que no entienden lo que está pasando mejor que vayan buscando a donde irse o que vayan escarmentado porque la vindicta pública los va a buscar hasta por debajo de las piedras para responsabilizarlos de los daños y perjuicios a este noble país”, concluyó.

Un informe de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras (OACNUDH) reveló que, en el marco de la crisis post electoral, entre el día de la votación y el 26 de noviembre de 2017 y la toma de posesión, del 27 de enero del 2018, murieron al menos 22 civiles y un miembro de la Policía durante las marchas de protesta.

Instituciones de derechos humanos vinculadas a la oposición consideran que casi medio centenar de personas fueron asesinadas durante la crisis post electoral derivada del presunto fraude en las elecciones de noviembre del 2017.