La Policía Nacional acepta que la extensión del estado de excepción se convierte en un tremendo reto

0
372

Tegucigalpa.- El director de la Policía Nacional, Gustavo Sánchez, aseveró que la extensión del estado de excepción se convierte en un gran reto, pero que dejará más capturas de extorsionadores y menos homicidios en el país.

El Gobierno de la presidenta Xiomara Castro, extendió por 45 días el Estado de Excepción en barrios y colonias de las ciudades de Tegucigalpa y en San Pedro Sula, y en 73 municipios de varios departamentos, como medida para contrarrestar la criminalidad y la extorsión. Comenzó desde este viernes 06 de enero y concluye el lunes 20 de febrero de 2023.

En ese sentido, Sánchez indicó que, “vamos a seguir reduciendo los índices de violencia, realizando capturas y desarticulando estructuras criminales, esto representa un gran reto para nosotros, pero la sociedad hondureña se lo merece”.

Agregó que en 17 años no se habían registrado cifras bajas en muertes violentas como las registradas en 2022, año que calificó como complejo, sin embargo, se registró una reducción del 6 por ciento en la tasa de homicidios.

De igual forma, que dichos números son buenos, pero que no lo satisfacen por lo que la lucha contra el crimen organizado, la extorsión y delincuencia común seguirán activa.

Recordó a la población que pese a estar en un estado de excepción parcial, la movilidad de la gente es normal, sin restricciones.

El gobierno de Honduras presidido por la presidenta Xiomara Castro, emitió un PCM para extender el estado de excepción parcial hasta el lunes 20 de febrero de 2023, es decir 45 días más al plazo que vencía este viernes 6 de enero.

En ese sentido, el jefe de la Policía Nacional, Gustavo Sánchez, sostuvo que se aprobó el PCM-001-2023 que permite que el estado de excepción continúe por 45 días más en 73 municipios del Distrito Central y San Pedro Sula.

Sánchez destacó que durante los 60 días del estado de excepción hubo importantes resultados a favor de la ciudadanía, entre ellas bajó el 60 por ciento las denuncias por el flagelo de extorsión, además no se recibieron quejar por abuso a los derechos humanos de la población y un hecho a destacar es que no se reportaron operadores del transporte asesinados.

La medida permite a los entes de Seguridad a detener a las personas que determine y considere responsables de asociarse, ejecutar, o tener vinculaciones, en la comisión de delitos y crímenes contemplados en el decreto, en los sectores de los municipios del Distrito Central y de San Pedro Sula.

El decreto aclara que la libre circulación se realizará con normalidad en todo el territorio, aún en las zonas con estado de excepción y solo podrá ser restringida por las causales establecidas.

Además, los agentes de la Policía Nacional deberán identificarse al momento de la detención de un ciudadano, explicar los motivos y respetar el derecho de los capturados.

Según la Policía Nacional, el estado de excepción “es para hacerle frente a las estructuras criminales llamadas Pandilla 18 y MS-13”, en referencia a Mara Salvatrucha-13, así como a otras “estructuras del crimen organizado que se dedican a la narcoactividad”.