Jesuitas lamentan que El Salvador no haya juzgado la matanza de religiosos

0
545
El exmilitar salvadoreño Inocento Orlando Montano se sienta en el banquillo durante una sesión de su juicio este lunes en Madrid, un proceso de la justicia española por la matanza de cinco sacerdotes jesuitas de origen español, asesinados la madrugada del 16 de noviembre de 1989 durante la guerra civil salvadoreña (1980-1992). EFE/ Kiko Huesca

Madrid- La Compañía de Jesús se mostró satisfecha ese lunes por que el exviceministro de Defensa salvadoreño Inocente Montano sea juzgado en España por su presunta responsabilidad en el asesinato de cinco jesuitas españoles en 1989, pero lamentó que el juicio no se haya podido celebrar en El Salvador.

La Audiencia Nacional de España juzga desde hoy al excoronel Montano por participar supuestamente en «la decisión, diseño o ejecución» del crimen.

El antiguo alto mando será el primer militar salvadoreño que responderá ante la Justicia española por el asesinato de los cinco religiosos, entre ellos Ignacio Ellacuría, que era en aquel momento rector de la Universidad Centroamericana (UCA) e ideólogo de la Teología de la Liberación.

La Fiscalía española pide para Montano 150 años de prisión. Junto a él se sienta en el banquillo René Yusshy Mendoza, teniente del ejército de la República de El Salvador, destinado en la escuela militar Capitán General Gerardo Barrios y miembro del batallón Atlácatl, considerado el grupo ejecutor de los asesinatos. En su caso, la pena solicitada es de un año por cada una de las víctimas, pues se tienen en cuenta eximentes y atenuantes.

En un comunicado, el provincial de España de la Compañía de Jesús, Antonio España, manifestó que tanto los religiosos latinoamericanos como los españoles hubieran deseado que el juicio se hubiera podido celebrar en El Salvador, por el «significado simbólico y restaurativo» que hubiera podido tener para el país y por poder representar a las miles de víctimas salvadoreñas que quedaron en el anonimato.

«Nuestra prioridad era y es la reconciliación del país desde la verdad, la justicia y el perdón», indicó el provincial, quien recordó que sus compañeros salvadoreños expresaron su disposición «a perdonar a quienes planearon y ejecutaron ese horrendo crimen».

Sin embargo, advirtió, sigue pendiente que se conozca toda la verdad y se deduzcan las responsabilidades respectivas, «lo cual se hace a través del sistema de justicia, para que posteriormente se pueda ofrecer el perdón».

«Desde la necesidad de la justicia universal», destacó España, cuando no existe la posibilidad de justicia en un determinado país, y dado que cinco de los jesuitas asesinados eran españoles, «es positivo que juicios como el que comienza este lunes puedan tener lugar».

También transmitió su respaldo a la provincia centroamericana de los jesuitas en su «búsqueda por la justicia» durante los últimos treinta y un años respecto a éste y otros casos de la guerra que afectó a El Salvador entre 1981 y 1992 y que causó casi 80.000 víctimas. EFE