Indígenas denuncian envenenamiento de ríos en reserva biológica en Nicaragua

0
453
Los invasores, como denominan a los mestizos no originarios de la zona, utilizan diferentes tipos de químicos para pescar chacalines o pepescas que luego usan como carnada o anzuelo.

Managua– Las comunidades indígenas y afrodescendientes Rama y Kriol que habitan la reserva biológica Indio Maíz, en el sureste de Nicaragua, denunciaron este jueves que sus ríos están siendo envenenados por invasores que están utilizando químicos para pescar.

La contaminación de las fuentes hídricas es una de las principales conclusiones del estudio: «La pesca con veneno afecta a los ecosistemas acuáticos y a la salud comunitaria en la Reserva Biológica Indio Maíz, Nicaragua», realizado por las comunidades Rama y Kriol, con la asistencia de la organización Proyecto Tapir Nicaragua.

«El 74 % de los encuestados dijeron que (el uso de químicos para pescar) ocurre en su comunidad y sólo lo practican las personas que invaden la reserva ilegalmente», explicó el investigador asociado a Proyecto Tapir, el biólogo Joel Betts, al presentar el estudio.

«Está pasando dentro de la reserva, pero hecho por la gente que está invadiendo desde la frontera (agrícola)», señaló.

AFECTA SALUD PÚBLICA

Los invasores, como denominan a los mestizos no originarios de la zona, utilizan diferentes tipos de químicos para pescar chacalines o pepescas que luego usan como carnada o anzuelo, añadió Betts.

Esta es una práctica que tiene consecuencias directas sobre la salud de las comunidades originarias de la zona, quienes han reportado afectaciones como disentería, tos, confusiones y abortos, que atribuyen a la contaminación de los ríos, advirtió el investigador.

«La gente reportó que también le preocupa (enfrentar) problemas de salud a largo plazo como cáncer y degradación del cerebro e infecciones de la piel», continuó.

Aseguró que una menor, que estaba pescando, se tocó uno de los ojos y quedó ciega y presumen sea por la contaminación del río.

Asimismo, el especialista alertó que los químicos afectan la salud de los peces y los crustáceos, a los insectos acuáticos y todos los organismos que viven en el río, mismos que representan la base de la cadena alimenticia.

ESTADO AÚN NO SE PRONUNCIA

La investigación se realizó a ramas, creoles y mestizos que habitan en las comunidades aledañas a los ríos ubicados en la reserva Indio Maíz, indicó el investigador de Proyecto Tapir, Juan Mendoza.

Por su parte, la secretaria del Gobierno Comunal Kriol de Greytown, Princess Barberena, aseguró que los resultados de ese estudio ya fueron compartidos con el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena), que de momento no se ha pronunciado sobre esa denuncia.

Ese gobierno comunal ha lanzado una campaña denominada «Por mi familia y comunidad ¡venenos en la pesca nunca más!», cuyo fin es prevenir y tomar medidas para contener la pesca con veneno.

Según el Proyecto Tapir unas 30.000 hectáreas, que representan el 10% de la reserva, se encuentran en manos de invasores.

Con 2.093 kilómetros cuadrados de extensión, la reserva biológica Indio Maíz comprende seis municipios del departamento de Río San Juan y de la Región Autónoma del Caribe Sur.

Es el hogar de indígenas Rama y Kriol, así como de una amplia variedad de especies representativos de la fauna centroamericana, algunas de ellas en peligro de extinción como el Jaguar (Panthera onca), el Danto o Tapir (Tapirus bairdii) y la Lapa Verde (Ara ambiguus). EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here