Hondureña fue deportada embarazada y perdió bebés en frontera de México-EEUU

0
599
La migrante hondureña Maily Anahí Vázquez Martínez es atendida por un médico hoy, en el albergue Divina Providencia en la ciudad San Luis Río Colorado, estado de Sonora (México). Una pareja de migrantes hondureños que intentó cruzar de manera ilegal la frontera entre Sonora (México) y Arizona (Estados Unidos), con un bebé de dos años en brazos y unos gemelos en el vientre de la madre, que murieron, viven una pesadilla por buscar el "sueño americano". EFE/ Daniel Sánchez

San Luis Río Colorado – Una pareja de migrantes hondureños que intentó cruzar de manera ilegal la frontera entre Sonora (México) y Arizona (Estados Unidos), con un bebé de dos años en brazos y unos gemelos en el vientre de la madre, que murieron, viven una pesadilla por buscar el «sueño americano».

Los gemelos tenían ocho meses y medio de gestación, mientras que el padre denunció que agentes de la Patrulla Fronteriza en Arizona les negaron atención médica y los deportaron al estado de Sonora, en el noroeste de México.

Cristhian Noel Pérez Aguilar, de 26 años, relató este martes a Efe que la tragedia ocurrió el pasado fin de semana, cuando intentaron cruzar desde San Luis Río Colorado, Sonora, hacia Yuma, Arizona, atravesando el lecho seco del Río Colorado.

Pero al amanecer del sábado cuando apenas llevaban unos minutos de haber cruzado la línea internacional, fueron interceptados por una patrulla de migración del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés).

«Les contamos a los agentes de migración que mi esposa se sentía mal, estuvimos entre cuatro y cinco horas detenidos, solo nos tomaron huellas digitales y fotos», explicó Pérez Aguilar.

El migrante contó que les rogó a los agentes para que revisaran la salud de su esposa, «mientras ella se retorcía del dolor en una silla y la ignoraron». «Los estadounidenses nos negaron la atención», narró.

Dijo que solo les explicaron que por ahora no hay asilo para hondureños, pero ni siquiera les tomaron la temperatura o la presión. «Absolutamente ninguna atención médica y nos deportaron a México», dijo.

SEIS MESES DE TRAVESÍA

La pareja salió de Honduras en enero con su bebé en brazos y tardó más de seis meses en atravesar el territorio mexicano tras huir de su país por la violencia y la pobreza.

«Salimos de Honduras por obligación, o nos quedábamos a morir en nuestro país de hambre o por la violencia o migrábamos. Hoy siento que hemos perdido demasiado, apenas pude tener a mis hijos Derek y John Patrick por cinco minutos en mis brazos, los tuvimos que incinerar», agregó Pérez Aguilar.

Luego de que la pareja fuera deportada, llegaron al albergue Casa Migrante Divina Providencia, en San Luis Río Colorado, donde la madre Maily Anahí Vázquez Martínez, dijo sentirse un poco mejor y descansó la tarde del sábado.

Pero la mañana del domingo comenzó a sentirse muy mal y nuevamente pidió atención médica por lo que fue llevada al Hospital General de San Luis, donde los médicos descubrieron que los dos bebés, de aproximadamente ocho meses y medio de gestación, llevaban más de 24 horas muertos en el vientre de la madre, quien tenía dos condiciones de riesgo: un embarazo múltiple e insuficiencia placentaria.