El Tigre Bonilla niega acusaciones de EEUU y desmiente vínculos con Tony Hernández

0
1061
Juan Carlos Bonilla. exdirector de la Policía Nacional de Honduras.

Tegucigalpa- Tras los señalamientos realizados por la Fiscalía del Distrito Sur de New York que acusa al exdirector de la Policía Nacional, Juan Carlos “El Tigre” Bonilla de tráfico de drogas, este contestó que se presentará donde lo llamen para demostrar su inocencia de los cargos que lo acusa Estados Unidos.

“Estoy disponible de acudir a donde sea llamado, el que nada debe nada teme, tengo cómo demostrar los hechos”, dijo.

En ese sentido, recordó que cuando fue jefe de la Policía en el departamento de Copán entre el año 2009 y 2010 denunció las actividades de narcotráfico en la zona y ahí están los archivos que lo comprueban.

 Agregó que jamás ha sido llamado por el departamento de Estado, al contrario, indicó que en su momento formo parte de un trabajo articulado con la Administración para el Control de las Drogas (DEA por sus siglas en ingles) y también durante su gestión trabajó de la mano con la embajada americana en Honduras.

Acotó que no tiene sentido que “la embajada hiciera operativos contra el narcotráfico si supiera que yo estaba dentro de la estructura, es ilógico”.

Refirió que la acusación realizada por el gobierno norteamericano, es una venganza de parte del narcotraficante confeso de Alexander Ardón quien fue como testigo de la fiscalía en el juicio contra el excongresista Antonio “Tony” Hernández.

“Yo lo investigué y lo denuncié ante los altos mandos de la Policía en ese entonces, inclusive había ciertos políticos, pero decir que estoy vinculado con Antonio Hernández es falso”, sostuvo.

El exdirector de la policía también exteriorizó que en su momento políticos hondureños le pidieron favores.

“A ningún político le hice mandados, Arturo Corrales me pidió que devolviera unas armas que fueron decomisadas en un operativo y le dije que no, Mario Pérez llegó y me dijo que devolviera un arma que se había decomisado y también le dije que no”, afirmó.

Mencionó que su relación con el ministro de Seguridad en ese entonces Arturo Corrales no fue buena porque se basaba en mentiras para sacar dinero de la Oficina Administradora de Bienes Incautados (OABI).

Ante la falta de seguridad que no le fue asignada, responsabilizó al titular de Seguridad Julián Pacheco de lo que le pueda pasar a él o a su familia.

“El dicen, no es argumento para acusar a nadie, no soy narcotraficante, ni lo he sido, nunca fui amigo de Tony Hernández”, puntualizó.