“El pueblo hondureño ya no tolera a los aprendices de políticos o grandes maestros del fraude y la trampa electoral”, dice analista político

0
490

Tegucigalpa.- El analista político, Olban Valladares aseguró que “el pueblo hondureño ya no tolera a los aprendices de políticos o grandes maestros del fraude y la trampa electoral” y les exhortó a que aprueben el presupuesto solicitado por el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Sobre las amenazas de cárcel contra las consejeras del CNE, Valladares considera que ni para eso tienen gracia esos personajes cuya defensa de sus desatinos solo incrementan el arrepentimiento de los electores que ingenuamente votaron por ellos para integrar el Congreso Nacional.

Pidió al Legislativo que ya no pongan más trampas, que aprueben el presupuesto por la cantidad solicitada por el Consejo Nacional Electoral y si cuando se haga la liquidación, al final del proceso, sobra, que lo devuelvan y si falta, tendrán que aprobar más, expresó.

Cuestionó que sujetar los recursos a este juego, en que han incurrido, de atacarse mutuamente de quién es más mentiroso, es ofensivo al pueblo hondureño que ya no tolera a estos «aprendices de políticos» o grandes maestros del fraude y la trampa electoral.

Señaló que solo tres fuerzas políticas que por auto unción se han adjudicado el control hegemónico del proceso electoral, se enfrascaron en una discusión a la que él califica como «burda, vulgar y estúpida», para determinar si solo el presidente del CNE tendrá autorización para divulgar resultados electorales y solamente a determinadas horas luego del cierre del conteo de votos.

“Señores, ya no joroben la paciencia de los hondureños, no insulten tan repetidamente su inteligencia, en palabras castizas, dejen de joder. Si se irrespeta de esta manera a la institución rectora del proceso electoral, se irrespeta al pueblo hondureño”, enfatizó.

Explicó que la metodología a seguir, en todo lo que respecta a las elecciones, por lógica y por ley, le debe corresponder exclusivamente al CNE, quien colegiadamente, debe designar al vocero oficial que puede o no recaer en cualquiera de los consejeros, según la conveniencia del proceso.  

Qué pasa si sobreviene un inconveniente, incapacidad parcial o cualquier impedimento para que el presidente en funciones opere como vocero, si solo él, de conformidad con la ley, puede dar resultados, se preguntó.

“Saquen las manos de esta sopa que ya hierve. Se van a quemar señores, y feo. El pueblo ya no tolera sus majaderías”, concluyó el analista.