El gerente general de la ENEE, Erick Tejada, pide comprensión y uso racional de la energía tras apagones

0
548
xr:d:DAFl0bYmGAM:3,j:1918926864672578091,t:23061417

Tegucigalpa.- Erick Tejada, gerente general de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) y titular de la Secretaría de Energía (SEN), solicitó comprensión a la población hondureña ante la actual crisis de suministro eléctrico. Tejada enfatizó la importancia de un uso racional y eficiente de la energía para enfrentar la situación.

Tejada destacó los avances en el «rescate» de la estatal eléctrica, incluyendo la lucha contra la corrupción público-privada heredada y la responsabilidad ante el cambio climático. Sin embargo, culpó al pasado gobierno por la «catástrofe eléctrica heredada».

«Nuestro Gobierno ha ingresado 192 megawatt (MW) de nueva generación al Sistema Interconectado Nacional y 150 MBA de transformación, tal como lo anunciamos en la Cadena Nacional de junio del año pasado», señaló Tejada.

El funcionario detalló la ampliación de 11 subestaciones, la construcción de cuatro nuevas, la renovación de las centrales hidroeléctricas del cajón cañaveral y río Lindo, la instalación de 20 transformadores de potencia para ampliar otras 20 subestaciones y la repotenciación de 14 circuitos de distribución. Estas acciones representan un avance significativo en las inversiones históricamente postergadas.

Tejada aclaró que los fenómenos climáticos extremos a nivel regional han causado estragos sin precedentes en los sistemas eléctricos y en los niveles de contaminación. Además, condenó las declaraciones de actores que buscan la privatización de las empresas públicas latinoamericanas, acusándolos de aprovechar la problemática para ataques políticos.

A pesar de la crisis heredada, Tejada afirmó que la decisión de la presidenta Xiomara de Zelaya ha sido clave para «salvar» la ENEE, poniendo en marcha un ambicioso plan de inversión en solo 27 meses. «La catástrofe eléctrica heredada se va superando día a día a medida que las inversiones ingresan al sistema», añadió.

El titular de la ENEE pidió al pueblo hondureño comprensión sobre el problema y sus antecedentes de corrupción público-privada que están siendo desmantelados. Exhortó a la ciudadanía a hacer un uso racional y eficiente de la energía, comprometiéndose a atender con eficiencia los problemas de cada comunidad.

Tejada explicó que las recientes olas de calor y la prolongada sequía han afectado severamente los servicios de energía. La central hidroeléctrica Patuca III ha alcanzado su nivel mínimo operativo y ha cesado la generación de energía. Además, las pequeñas centrales hidroeléctricas privadas han dejado de inyectar alrededor de 200 megavatios a la red, el 99 por ciento de la generación eólica se ha perdido y las plantas térmicas han reducido su producción en más de 150 megavatios debido a los daños por las altas temperaturas.

«La sobrecarga de transformadores y la incidencia de bajo voltaje a nivel nacional, especialmente en el Valle de Sula, han aumentado por el uso de aires acondicionados y ventiladores debido a las altas temperaturas», concluyó Tejada.