El adiós de ‘Rambo’ a los 43 años y luego de jugar en 26 equipos de 7 países

0
354

Tegucigalpa.- Después de su debut en el Platense hondureño, en 1996 y con 16 años, Julio César «Rambo» de León le dijo adiós a las canchas a sus 43 años este jueves, dejando un rico historial en más de 20 equipos, 10 de ellos de Italia y al menos 9 en su país.

Del fino juego de ‘Rambo’ como centrocampista también conocieron el Celaya, de México; el Maldonado, de Uruguay; el Olimpia, hondureño; el Shandong Luneng, de China; el Municipal, de Guatemala, y el Municipal Limeño, de El Salvador.

El apodo de ‘Rambo’ en su carrera deportiva no fue tanto por ser un depredador en el área de los equipos contra los que jugó, incluida la selección de Honduras, sino por su entrega en la cancha, como un guerrero de muy buen regate, velocidad y un especialista en los disparos a balón parado, de pierna derecha.

Quizá su mejor gol, de lanzamiento libre, se lo hizo a la selección de México en el Estadio Azteca, el 20 de agosto de 2008, en partido de las eliminatorias para el Mundial de Sudáfrica 2010.

Su disparo, desde unos 35 metros, superó por todo alto la barrera defensiva de México. La pelota entró por el ángulo derecho de la portería de los Aztecas, pegó en el horizontal y picó adentro para un golazo de esos que merecen ser enmarcados.

Del Platense, en el que antes de ser jugador fue un auxiliar, ‘Rambo’ saltó en el 2000 al Atlético Celaya, de México, en el que tuvo una corta y discreta participación.

Ese mismo año se sumó a las filas del Maldonado, de Uruguay, y tras una escala corta en el Olimpia, hondureño, viajó en 2001 a Italia, para enrolarse en el Reggina, cuya camisa vistió hasta 2003, y más tarde volvió al mismo club para la temporada 2006-2007.

En Italia estuvo hasta 2010 y jugó, además, unos 235 partidos y anotó 41 goles, con los equipos Fiorentina, Catanzaro, Sambenedettese, Avellino, Teramo Calcio, Génova, Parma y Torino.

Después de su vertiginosa carrera en el fútbol italiano, a sus 31 años, jugó una temporada, 2010-2011, con el Shandong Luneng, de China, del que regresó a Honduras para enfundarse la camiseta del Motagua, de Tegucigalpa.

En 2012 volvió a Italia para jugar con el Messina, para entonces con menos protagonismo que el que tuvo en los otros ocho clubes de ese país.

La cuerda como internacional le duró un poco más a ‘Rambo’, quien después de jugar en Honduras con el Real Sociedad y el Platense, en 2013, fue contratado en 2014 por el Municipal, de Guatemala, hasta terminar con el Municipal Limeño, de El Salvador, durante la temporada 2016-2017.

Regresó a Honduras y entre 2017 y 2022 jugó con los equipos Olancho, Parrillas One, Platense, Broncos, San Juan y Atlético Júnior, marcando un récord entre los futbolistas hondureños que en más equipos ha jugado, dentro y fuera del país.

Recién retirado, el ‘Rambo’ hondureño ahora se dedica a formar jugadores en Puerto Cortés, en el Caribe del país centroamericano, donde nació el 13 de septiembre de 1979.

El otrora seleccionado hondureño dirige una academia de fútbol en Puerto Cortés, donde, según le dijo al diario local La Prensa, «yo soy feliz desde que tengo vida y amanezco», pero «más cuando veo a mis hijos y a mi mujer».

Y resaltó que, como jugador «di todo lo que aprendí, lo que me enseñaron».

Agregó que demostró «ser mejor que otros jugadores de mundiales y de otras nacionalidades» y que «en Honduras hay mucha capacidad todavía». EFE