Dios no puede bendecir a una Honduras llena de pecado: Cardenal Rodríguez

0
736
El arzobispo de Tegucigalpa señaló que “se sufre” cuando se quiere tapar la corrupción en una nación.

Tegucigalpa- El cardenal Óscar Andrés Rodríguez pidió este domingo en la homilía cebrada en la basílica menor de Suyapa, que Honduras sea librada de la maldad, odio, crimen y del pecado.

“Dios no puede bendecir a una Honduras llena de pecado, llena de crimen, llena de maldad, llena de odio”, dijo.

Asimismo, acotó que, si queremos la bendición de El Resucitado, tenemos que poner de nuestra parte para poderla alcanzar.

“El problema de nuestro mundo es que no hay perdón y sin perdón no hay futuro ni para el mundo ni para nadie, cuánta falta nos hace, queridos hermanos, en nuestra Honduras, el perdón y la reconciliación”, señaló el líder religioso.

De igual forma, exhortó a la población a no ser indiferente con los compatriotas que son víctimas del virus del COVID- 19 en Honduras.

“Cuando escuchamos la situación actual, cuando se nos describen las cifras, no podemos quedarnos indiferentes, no son simples números, detrás de cada enfermo hay una familia, detrás de cada difunto hay mucho dolor, pero sin perdón y sin reconciliación nunca vamos a encontrar la paz”, apuntó.

Rodríguez refirió que dice el evangelio que, al atardecer de aquel día, estaban los discípulos en una casa con las puertas cerradas por miedo. “También en nuestros tiempos, estamos todos en las casas con las puertas cerradas por miedo, los discípulos estaban encerrados por miedo a la persecución porque habían matado a Jesús, ahora nosotros estamos encerrados por miedo a un virus, a una enfermedad”, agregó.

En ese sentido, señaló que, con las puertas trancadas, estaban los discípulos traumatizados por la muerte del Señor Jesús, “fue el miedo lo que les hizo cerrar todas las puertas, pero Jesús resucitado atraviesa las puertas cerradas; el miedo de los discípulos no lo detiene a la hora de atravesar las puertas cerradas con su mensaje de vida, de alegría y de paz, es el saludo pascual por excelencia, la paz sea con ustedes”, manifestó.

El líder católico finalizó invitando a la población a que este segundo domingo de pascua podamos abrir nuestros corazones a la divina misericordia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here