«Día de Brujas» (Halloween) no es de Honduras y no tiene validez espiritual, dice el cardenal Rodríguez

0
242

Tegucigalpa.- En la homilía dominical oficiada en Tegucigalpa, el cardenal Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, manifestó que, «el paganismo quiere separarnos del verdadero amor de Cristo», e indicó que el «Día de las Brujas» es un aspecto que no le pertenece a los hondureños, sino a otras culturas.

«Halloween no es nuestro y no tiene ninguna validez espiritual, el Día de Las Brujas es para quitarle el verdadero valor a la fe cristiana que nos habla de la vocación de cada persona a la santidad», explicó la máxima autoridad de la Iglesia Católica de Honduras.

Sobre el 1 de noviembre, el jerarca religioso pidió a los hondureños no caer en provocaciones al decir el «Día de Los Muertos», sino que es el Día de Todos los Santos que recuerda la llamada que Dios nos ha hecho a cada bautizado».

El cardenal, también detalló que, «el 2 de noviembre es la conmemoración a los fieles difuntos, porque el amor que nos ha unido a nuestros seres queridos durante toda la vida no termina cuando llega la muerte, sino que continúa. Por eso los recordamos no con miedo, mas bien con amor ya que es una obra de misericordia orar por ellos».

Por lo consiguiente, Rodríguez, dijo que estos días (1 y 2 de noviembre) «nos recuerda si los cristianos estamos cerca del reino de Dios, o, puede ser que cada día estamos alejándonos, y, por ende Jesús nos invita a descubrir lo esencial de establecer el verdadero amor que nos hace amarnos a nosotros mismos como él nos ha amado».

«La palabra de Dios nos invita a centrarnos en lo esencial, a librarnos de todo lo que nos impide a vivir plenamente, es decir, a lo que nos construye, humaniza y da sentido a nuestra vida como el encuentro con Dios, poniendo a Jesús en el centro de nuestro corazón», estableció el prelado hondureño.

El purpurado, además, enfatizó que, «si Honduras está sumida en el odio, en el asesinato y en la lengua que destruye a través de la calumnia, pues no nos engañemos, porque él que así actúa no está cerca del reino de Dios».