Confirman la muerte del presidente de Irán, Ebrahim Raisi, en un accidente de helicóptero

0
324

Tegucigalpa.- «Sin señales de vida». Así confirmó la televisión estatal iraní la muerte del presidente, Ebrahim Raisi, en el accidente de helicóptero que sufrió el mandatario en una zona montañosa en el noroeste del país, a 670 kilómetros de Teherán.

En la aeronave siniestrada también viajaban otros destacados dirigentes de la República islámica como el ministro de Exteriores, Amir Abdollahian, el gobernador de la provincia de Azerbaiyán Oriental de Irán y otros funcionarios y guardaespaldas.

Su muerte fue anunciada a las 7:30 de la mañana hora local. Poco después, la agencia de noticias iraní Mehr confirmó también el deceso de «todos los pasajeros del helicóptero en el que viajaban el presidente y el ministro de Exteriores». Medios locales mostraron imágenes de la aeronave siniestrada contra el pico de una montaña. Raisi viajaba en una comitiva de tres helicópteros y las otras dos aeronaves aterrizaron sin problemas, según reveló la emisora Al Jazeera.

Por el momento no hay información oficial sobre las causas del accidente.

Los equipos de rescate localizaron la aeronave siniestrada más de doce horas después de que Teherán desplegara equipos de rescates para encontrar al presidente. Países de la región como Turquía, Rusia, Qatar o Irak, enviaron equipos de socorro, helicópteros y drones con visión nocturna para ayudar a Irán a rastrear el terreno montañoso y de difícil acceso, cerca de Varzegan, en la frontera con Azerbaiyán.

El operativo de búsqueda se complicó por las condiciones meteorológicas, con una densa niebla, lluvia y nieve durante la madrugada. La situación era tan difícil que dos equipos de rescate perdieron el contacto con las autoridades iraníes durante la búsqueda, según señalaron medios locales.

La aeronave fue encontrada a unos setenta kilómetros de la zona donde se perdió la señal GPS del helicóptero, un modelo Bel 212 de fabricación estadounidense. El jefe de la Media Luna Roja, Pir Hossein, que dirigió el principal operativo de búsqueda, señaló esta madrugada que la situación «no era buena». Poco después, un portavoz del gobierno aseguró a la agencia Reuters que el helicóptero «estaba completamente calcinado».

Raisi regresaba de la provincia de Azerbaiyán Oriental, donde participó en la inauguración de dos presas junto a su homólogo azerbaiyano, Ilham Aliyev. Inicialmente las autoridades iraníes calificaron el suceso de «aterrizaje forzoso», aunque conforme se desarrolló el operativo de búsqueda se fue desvelando que se trató de un accidente.

Tras el fallecimiento de Raisi, de 63 años, el vicepresidente Mohammad Mojber, se convierte en el presidente interino. La constitución marca que el país debe convocar nuevas elecciones en 50 días. Presidente desde el año 2021, Raisi era un político de línea dura que contaba con el apoyo del líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei. Los analistas lo percibían como el principal candidato para suceder a Jamenei -un cargo vitalicio- que cumplió 85 años el pasado abril.

Bajo su mandato, las fuerzas de seguridad reprimieron protestas multitudinarias pidiendo más libertades y mejoras económicas para el país. Al menos 500 personas murieron en acciones policiales y más de 20.000 fueron detenidas, en un movimiento de protesta desencadenado tras la muerte en custodia policial de Mahsa Amini, detenida por no llevar correctamente el velo islámico. Durante su legislatura, Raisi no consiguió reanudar el acuerdo nuclear con Estados Unidos, mientras que expertos aseguran que Teherán ha continuado enriqueciendo uranio.

La muerte del mandatario se produce en un momento de máxima tensión regional por la guerra entre Israel y Hamás, que ha provocado focos de tensión en varios países de la región. Tel Aviv acusa a Teherán de apoyar al grupo palestino y financiar a milicias de la región, que han intentado sabotear a Israel y a Estados Unidos como protesta por la guerra en Gaza.

Las tensiones con Tel Aviv -crecientes desde hace décadas- derivaron el mes pasado en un ataque directo de Irán con misiles y drones en suelo israelí, después de que varios dirigentes iraníes murieran en un ataque aéreo israelí en Damasco. EFE