Bournemouth golea 0-3 al Manchester United en Old Trafford

0
426

Tegucigalpa.- Manchester United volvió a las andadas al caer goleado en su casa 0-3 ante el Bournemouth, con goles de Dominic Solanke, Philip Billing y Marco Senesi, despachó a la afición de Old Trafford antes del final del partido.

Iraola, discutido hasta hace no tanto, devolvió la confianza al club con uno de sus mejores partidos de siempre, anulando al United en casa, asfixiándole con la presión alta y convirtiendo las ocasiones que tuvieron, gracias a un soberbio Solanke.

En el minuto 5, la presión arriba dio sus primeros frutos cuando Scott McTominay llegó forzado a una pelota y Lewis Cook le robó la cartera. La defensa del United estuvo pasiva viendo cómo Cook no solo recuperó el esférico, sino que también llegó hasta la línea de fondo sin oposición y puso un centro raso que Solanke embocó en el primer palo.

Manchester United tuvo un inicio fatal 

El peor inicio posible para un United que venía de un viernes en el que recibió los premios a mejor jugador del mes en la Premier (Harry Maguire), mejor entrenador y mejor gol (Alejandro Garnacho), un simple espejismo en este equipo, al que incluso un modesto como el Bournemouth puede dominar con sencillez en casa.

Porque la primera parte del United fue bochornosa, impropia de un equipo de este calibre y solo un poste, en un disparo de Solanke, y un fuera de juego, en un gol anulado a Tavernier, evitó que el castigo fuera mayor.

Pero no escaparía siempre el United, al que en la segunda parte sentenciaron los ‘Cherries’.

Solanke, en un rol más de iniciador de la jugada, condujo un contraataque, dio el balón a Tavernier en la banda y el inglés puso un centro al área pequeña que remató a gol Philip Billing.

El 0-2 ya era un bofetón a Ten Hag, pero lo que ocurrió después fue peor y le deja en la cuerda floja. A los 73 minutos, Senesi, a la salida de un córner, hizo el 0-3 y ya en el tiempo de descuento, con el partido prácticamente acabado, la línea de ataque del Bournemouth siguió presionando, liderado por Solanke, y le robaron la pelota a Jonny Evans y Harry Maguire para que Dango Ouattara hiciera el 0-4. Lo anuló el VAR por mano del futbolista de Burkina Faso, pero dio igual, el daño ya estaba hecho.

La poca gente que quedaba en Old Trafford y que no se había ido con el 0-3 comenzó a abuchear a Ten Hag, en lo que puede ser el finiquito de su proyecto, porque esta semana recibirán al Bayern Múnich con la necesidad de ganar y que el Copenhague y el Galatasaray empaten para pasar a octavos de la Liga de Campeones, y el fin de semana que viene se medirán al Liverpool.

Iraola tiene al Bournemouth en duodécima posición, con 19 puntos, diez por encima de los puestos de descenso. EFE