Alemania registra domicilios policiales por presuntos chats ultraderechistas

0
403
Varios policías alemanes. / EFE

Berlín – La Fiscalía alemana ordenó hoy registros en los domicilios y oficinas de policías de la región de Duisburgo (oeste) en el marco de las investigaciones abiertas por chats de contenido ultraderechista entre al menos 24 agentes.

Fuentes de la Fiscalía de esa ciudad alemana confirmaron el operativo policial realizado sobre las 06.00 hora local (5.00 GMT) en diversos puntos de Duisburgo, Mülheim y Essen, en el estado federado de Renania del Norte-Westfalia, el más poblado del país.

Las investigaciones, inicialmente centradas en unos doce agentes, se han ampliado a aproximadamente el doble, sospechosos de haber compartido en chats imágenes de Adolf Hitler y símbolos nazis.

En los registros, practicados en un total de 17 domicilios u oficinas, se incautaron teléfonos móviles y otros dispositivos.

La Fiscalía de Duisburgo tiene abierto sumario por presunta incitación a la violencia y difusión de mensajes de odio.

Las sospechas sobre policías de la región salieron a la luz hace unos meses. Varios agentes quedaron suspendidos de servicio; el gobierno regional del «Land» calificó lo ocurrido de «vergüenza» para el conjunto del cuerpo policial.

Poco después surgieron otros chats sospechosos en Berlín y en Baviera. Tanto desde la oposición -principalmente Verdes e Izquierda- como desde el cogubernamental Partido Socialdemócrata (SPD) se exigió un análisis interno sobre el racismo en la Policía.

El ministro del Interior, el conservador Horst Seehofer, rechazó esta reclamación con el argumento de que implica cuestionar al conjunto del cuerpo policial. Estudiar un presunto racismo estructural implicaba menoscabar la credibilidad del cuerpo, en unos momentos en que está saturado de funciones y ante nuevas situaciones creadas por la pandemia, consideró Seehofer.

La cuestión suscitó tensiones en la gran coalición de la canciller Angela Merkel. Desde el propio bloque conservador de la líder alemana hubo pronunciamientos a favor de ese estudio, hasta que el ministro accedió a encargar un estudio sobre el racismo en el conjunto de la sociedad alemana.

UNA SECUENCIA DE CASOS AISLADOS

En los chats de grupo de los policías renanos se hallaron, según las investigaciones en curso, imágenes de Hitler y saludos nazis, así como ficticios refugiados en dirección a la cámara de gas. En el detectado entre agentes de Berlín se definía a los musulmanes como «primates fanáticos» y a los refugiados de «violadores» o «ratas».

En los últimos tres años han salido a la luz al menos seis casos de tendencias ultraderechistas en el cuerpo policial. En cinco de ellos se apartó a los implicados del puesto; en el sexto, se interpusieron medidas de orden laboral.

El más grave de esos casos fueron las amenazas contra políticos izquierdistas y otras personas de la vida pública lanzadas desde ordenadores policiales en el estado de Hesse (oeste). Iban firmados con la sigla «NSU 2.0», alusivas al grupúsculo neonazi Clandestinidad Nacionalsocialista (NSU), autor de los asesinatos de nueve inmigrantes y una agente policial entre 2000 y 2007. EFE