Tras detectar primer caso de COVID-19 en cárcel del Porvenir, INP decreta emergencia sanitaria

0
864
Las autoridades aseguraron que el protocolo de bioseguridad se cumple en todos los centros penitenciarios a nivel nacional. Foto: Cortesía

Tegucigalpa- El Instituto Nacional Penitenciario (INP) confirmó este martes de un caso positivo de COVID-19 en el recinto penitenciario El Porvenir de Francisco Morazán.

La información fue difuncida por medio de un comunicado de prensa por el ente encargado de administrar y custodiar las cárceles hondureñas.

El documento reza que que el pasado 14 de mayo, seis privados de libertad del Centro Penitenciario de El Porvenir, Francisco Morazán presentaron síntomas respiratorios y cuadros febriles.

En ese sentido, arguye que dichos fueron puestos en aislamiento y se coordinó con la Regional de Salud de Francisco Morazán para que se les realizará las pruebas PCR para diagnosticar COVID-19, resultando una de ellas positiva.

No obstante, se mantiene a los cinco que dieron negativo internos en una zona de aislamiento, mientras que el paciente positivo se encuentra en el área para la atención y tratamiento para personas sospechosas o confirmadas con el virus.

«De manera preventiva se determinó decretar estado de emergencia en el centro penitenciario, no recibir privados de libertad enviados por los diferentes juzgados, así como decretar el cierre del establecimiento hasta segundo aviso», apunta el documento.

El INP, reitera su compromiso de continuar aplicando los protocolos de bioseguridad y todas las medidas preventivas para evitar el contagio y propagación del Coronavirus en los centros penitenciarios.

El fin de semana, el INP declaró emergencia sanitaria en la Penitenciaría Nacional Marco Aurelio Soto, localizada en la aldea de Támara perteneciente al Distrito Central en la periferia norte de Tegucigalpa, luego de que se confirmara el primer caso positivo.