Países Bajos reduce contribución al PNUD por sospecha de corrupción en Rusia

0
616
Foto cortesía: La Vanguardia

La Haya, 28 ene.– Países Bajos congeló desde el pasado noviembre una transferencia de 10 millones de euros al Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) por sospechas de corrupción en la gestión de un proyecto de energía en Rusia, una decisión inusual que afecta a un tercio de la contribución anual neerlandesa a la organización.

Esta sanción temporal de parte de su contribución a un organismo de la ONU responde a la “posible mala praxis” en el proyecto de ahorro energético en Rusia, en el que el PNUD gastó 40 millones de euros entre 2010 y 2017, confirmó el Ministerio neerlandés de Exteriores a la plataforma de investigación Investico.

Casi 8 millones de ese gasto fueron a un programa para adaptar los estándares rusos de eficiencia energética a las directivas europeas, lo que, teóricamente, debería ahorrar miles de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero, pero, de acuerdo con una evaluación interna confidencial de la ONU, el proyecto no tuvo ningún efecto sobre las emisiones.

Según los investigadores de Naciones Unidas, el proyecto se adjudicó a familiares y conocidos de observadores rusos que debían supervisar el uso correcto del dinero, lo que provocó que los proyectos no salieran adelante en algunos casos y en otras lo hicieron con problemas, un escándalo del que la ONU estaba al tanto.

El informe de investigación interna no fue utilizado por las partes para cambiar la situación y Moscú incluso frenó a los periodistas que querían investigar el caso, por lo que el servicio de control interno de Naciones Unidas apenas actuó contra de esta corrupción.

CONSCIENTE DESDE 2018

Países Bajos recibió por primera vez información sobre estas irregularidades en 2018, según Exteriores, cuando La Haya y otros once donantes como Suecia y Nueva Zelanda exigieron una investigación independiente, con promesas del PNUD de una acción más estricta pero, ante la falta de resultados, la ministra de Exteriores, Sigrid Kaag, decidió en noviembre detener la contribución neerlandesa a la organización.

Fuentes del PNUD aseguraron a Investico que el “uso indebido del dinero de la ONU en proyectos nacionales es más común”, una crítica sensible porque son los propios países los que deben verificar que el dinero de la ONU se está gastando correctamente.

Aunque el PNUD admitió que había problemas con los contratos rusos, Kaag está todavía hablando con la organización sobre la posible liberación del dinero pendiente y el de 2021.

Países Bajos suspendió de forma temporal su contribución a organizaciones de Naciones Unidas en tres ocasiones: a la Organización de las Naciones Unidas para la ayuda a los Refugiados Palestinos (UNRWA), a ONUSIDA y el programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

En todos estos casos, la decisión se basó en acusaciones sobre abusos, problemas con reclamaciones de gastos de viajes y denuncias de un entorno laboral inseguro. EFE