Opositores urgen al Gobierno de Nicaragua que asuma su rol ante COVID-19

0
604
“No se trata de hablar de tregua, sino que el régimen tome la responsabilidad que le toca, liberar a los presos políticos, respetar nuestros derechos humanos, cumplir con los acuerdos firmados (del cese de la represión)”.

Managua– La oposición de Nicaragua urgió este viernes al Gobierno del presidente Daniel Ortega que asuma su rol y tome acciones para prevenir la propagación de la pandemia de COVID-19 en el país, antes de sea demasiado tarde.

Aunque las autoridades únicamente reportan cinco casos de COVID-19, “todos importados”, incluyendo un muerto y un recuperado, hasta ahora no ejecuta medidas de prevención social, por el contrario, promueve actividades multitudinarias.

“El Gobierno tiene que cumplir con su responsabilidad, el régimen tiene el control de las instituciones del Estado, incluyendo el Ministerio de Salud, es una realidad aunque no quiera”, dijo a Efe la exguerrillera sandinista y exministra de Salud Dora María Téllez.

Esta semana los grandes conglomerados empresariales pidieron al Gobierno trabajar en conjunto con la oposición, para enfrentar la pandemia, aunque sin éxito.

“Hay una realidad: al régimen no le gusta trabajar, no solo ni acompañado, está de cara a sí mismo, hay un abandono del poder, a Daniel no se le ha visto la cara en 21 días, y a la Chayo (Rosario Murillo, primera dama y vicepresidenta) sólo se le escucha por la radio, pero no dan la cara”, reclamó Téllez.

PROPUESTA AL GOBIERNO

La opositora Unidad Nacional Azul y Blanco no respondió la solicitud de los empresarios, pero hoy hizo pública su propuesta al Gobierno con “medidas urgentes” para manejar la crisis, “que son responsabilidad del Estado”.

Entre esas medidas la Unidad propuso liberar a los presos políticos y cambiar el régimen carcelario a reos valetudinarios, enfermos, con delitos menores o por cumplir su condena, y el acceso a los datos de la pandemia.

También demandó el “cese de asedio y represión, asegurar el pleno ejercicio de los derechos y libertades ciudadanas”, así como suspender las clases en todos los niveles, y los eventos que aglutinen a las personas.

Propuso además cerrar fronteras y terminales aéreas, eliminar las visitas de los sandinistas casa por casa, garantizar la atención médica sin discriminación, suspender pagos de servicios básicos y llevarlos donde no hay.

También recomendó asignar recursos de la cooperación internacional para asegurar equipos de protección al personal sanitario y equipamiento de hospitales, apoyo a los sectores vulnerables, y transparencia en el uso de los recursos y las donaciones.

La propuesta incluyó que el Gobierno autorice el congelamiento “inmediato del pago de préstamos, hipotecas y tarjetas de crédito, así como prever mecanismos para diferir los montos”.

NO A TRABAJO CONJUNTO

La dirigente opositora Suyen Barahona coincidió con las recomendaciones y afirmó que el paso correcto no es trabajar junto con el Gobierno, como piden los empresarios, ya que este “ha actuado en el sentido contrario, ha hecho acciones para difundir el coronavirus”.

“No se trata de hablar de tregua, sino que el régimen tome la responsabilidad que le toca, liberar a los presos políticos, respetar nuestros derechos humanos, cumplir con los acuerdos firmados (del cese de la represión)”, sostuvo Barahona.

La dirigente insistió en que, mientras el Gobierno no actúe, la población debe mantener sus propias medidas de prevención del coronavirus, tal como lo ha hecho hasta ahora.

Téllez coincidió con Barahona: “Si un dictador dice que tenemos que exponernos a la muerte, cómo le vamos a hacer caso, los nicaragüenses hemos estado haciendo algo extraordinario, que es tomar medidas en todos lados”, dijo.

Desde 2018 Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado cientos de presos, muertos o desaparecidos, miles de heridos y decenas de miles en el exilio. EFE