La Iglesia Católica llama a evitar extremos en el Domingo de Ramos

0
489

Tegucigalpa.- El arzobispo de Tegucigalpa, José Vicente Nácher, encabezó la celebración eucarística en el atrio de la Catedral Metropolitana San Miguel Arcángel en Tegucigalpa, marcando el inicio de la Semana Santa con el Domingo de Ramos.

La multitudinaria presencia de fieles, llevando ramos, dio inicio a la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén, entonando «¡Hosanna, hosanna, hosanna!» en recuerdo de ese momento histórico.

Durante la Homilía, el arzobispo lanzó un desafío tanto social como personal, instando a conocer a Jesús como medio para conocernos a nosotros mismos. Enfatizó que los ramos no deben ser motivo de glorificación personal, sino de adoración a Dios.

Después del camino cuaresmal, Nácher resaltó la importancia de aprovechar la oportunidad de celebrar con fervor los actos litúrgicos de la Semana Santa, reflexionando sobre la fidelidad, la verdad y el perdón enseñados por Jesús, en contraposición a la manipulación y violencia del mundo actual.

En su discurso, hizo referencia a la lección final de Jesús, quien, ante la falsa acusación y la violencia, guardó silencio y aceptó la voluntad del Padre. «Viendo cómo muere Jesús, entendemos cómo debemos vivir nosotros», concluyó.

La Iglesia Católica exhortó a la comunidad a evitar los extremos de triunfalismo y pesimismo en este Domingo de Ramos, invitando a reflexionar sobre la verdadera esencia de la fe y la vida cristiana.

La lectura del día fue tomada del Evangelio según san Marcos (15,1-39), en un gesto de continuidad con la tradición litúrgica.