No hubo nueva conciliación en la querella contra María Luisa Borjas

0
116

Tegucigalpa.- No hubo conciliación en la audiencia de conciliación realizada este viernes entre la diputada al Congreso Nacional, María Luisa Borjas, y el querellante Mario Sorto Deras.

La legisladora manifestó que ella no se retractará de sus declaraciones ante la postura del querellante que reconozca su error.

“El querellante se mantiene en su posición que debo de retractarme de lo que dije, cosa que no voy a hacer porque lo que dije fue cierto”, declaró ante periodistas la congresista.

Borjas aseguró que tiene testigos y hechos que prueban sus declaraciones en contra del diputado del Parlamento Centroamericano (Parlacen).

Increpó que Mario Sorto son de las personas que quieren defender un honor que no tienen. “Cuando declaro algo es porque tengo fundamento”, sostuvo.

Cabe recordar que el diputado de Parlacen querelló a la legisladora por los delitos de calumnias e injurias tras acusarlos vía medios de comunicación de haber sustraído actas en uno de los centros de votación en las elecciones primarias del 14 de marzo.

“Mario Sorto siendo un profesional del derecho no puede alegar ignorancia de ley, y él sabe que retirar actas originales de las juntas receptoras de votos es un delito, sin embargo, lo hizo acompañado de otro correligionario y de individuos con vestimenta pertenecientes a bandas criminales”, aseveró.

Juicio sigue

Por su parte, el querellante comentó que la audiencia fracasó porque la querellada sostiene sus declaraciones vertidas en medios de comunicación.

“Ella viene a ratificar sus declaraciones, no hay un arrepentimiento de ella, asevera que tiene sus pruebas, es por eso que se cancela la audiencia de conciliación”, expresó.

El diputado del Parlacen indicó que María Luisa Borjas asegura que tiene pruebas, pero que deberá demostrarlos durante un juicio.

“Es fácil dar declaraciones en un medio de comunicación, pero difícil sostenerlas en un juicio”, remarcó.

Ambas partes concuerdan que irán a un juicio oral para resolver la querella, y esperará la fecha que designe el juez.