No ceder ante el desánimo y confiar en Jesucristo, pide monseñor Nácher en homilía dominical

0
85

Tegucigalpa – Durante la homilía dominical, monseñor José Vicente Nácher hizo un ferviente llamado a la sociedad para no ceder ante el desánimo que pueden traer las dificultades de la vida, instando a todos a mantener su confianza en Jesucristo.

En su sermón, Nácher recordó la historia bíblica de Jairo, cuya hija fue sanada por Jesucristo cuando todos creían que estaba muerta. Este relato sirvió como un poderoso ejemplo para ilustrar su mensaje sobre la importancia de la fe frente a la adversidad.

«Frente al derrotismo, Jesús nos invita a tener fe en que los problemas se resolverán. Es una gran lección para la sociedad actual», afirmó el obispo de Tegucigalpa.

Monseñor Nácher destacó que los obstáculos son inevitables en la vida. «Obstáculos siempre los hay, y si no los hay es porque esa tarea no merece la pena o hay algún engaño», aconsejó, señalando que es esencial enfrentarlos con valentía y confianza en Dios.

El obispo también se refirió a la tendencia contemporánea de infundir temor y desconfianza, indicando que este no es el camino a seguir para los cristianos. «No hay mejor manera de dominar a alguien que hacer que esa persona no crea en sí misma y en los demás. Esos son los falsos ambientes del miedo e incertidumbre que algunos disfrutan promover», aseveró.

Nácher subrayó que la enfermedad y la muerte son partes inevitables de la existencia humana, pero enfatizó que ninguna de estas tiene cabida sin la existencia del don de la vida.

«Muchos siguen considerando el dolor y las limitaciones humanas como una barrera invisible donde no hay rebelión posible», concluyó monseñor Nácher, llamando a todos a ver más allá de estas barreras y encontrar esperanza y fortaleza en la fe cristiana.

La homilía de monseñor Nácher fue un llamado a la comunidad a resistir el desánimo y a mantener la esperanza viva, confiando en Jesucristo como guía y fortaleza en tiempos difíciles.