Musk dice que la X de Twitter es mucho más que un cambio de nombre

0
321

Nueva York.- El propietario de Twitter, el multimillonario Elon Musk, que ayer sustituyó el pajarito azul por una X negra como nuevo logotipo de la compañía, aseguró anoche que este movimiento es más que un simple cambio de imagen.

Aunque el nombre de Twitter aún se mantiene junto al logotipo de la X, Musk dio a entender que también el nombre mismo está llamado a desaparecer en un tuit que él posteó la pasada noche.

«Esto no es simplemente una compañía que cambia de nombre y sigue haciendo lo mismo -explicó-. El nombre de Twitter tenía sentido cuando eran mensajes de 140 caracteres yendo de un lado a otro, como el piar de un pájaro, pero ahora uno puede postear casi lo que quiera, incluidos videos de varias horas».

El mensaje de Musk lo posteó en aparente respuesta al aluvión de críticas recibidas ayer por haber prescindido de un logotipo identificable mundialmente, una «marca» que muy pocas compañías pueden preciarse de tener y que cuesta años de trabajo lograr.

La elección de la X como nuevo logotipo fue explicada así por Musk en este último mensaje: «Twitter fue comprada por X Corp (su empresa) para garantizar la libertad de expresión y como un acelerador para X, la aplicación para todo», señala.

Por ello anunció que el nuevo Twitter, o X, tendrá en los próximos meses nuevas potencialidades como incluir «comunicaciones integrales» (lo que no explica de manera clara), además de «la capacidad de dirigir todo tu mundo financiero».

Por su parte, la directora ejecutiva de Twitter, Linda Yaccarino, dijo en un mensaje de la red social que «X es el estado futuro de la interactividad ilimitada», que incluirá audio, videos, mensajería instantánea, pagos y la compra y venta de «bienes, servicios y oportunidades» que serán «impulsados por la inteligencia artificial».

«Durante años, tanto los fanáticos como los críticos han empujado a Twitter a soñar más grande, innovar más rápido y alcanzar nuestro gran potencial. X hará eso y más», añadió Yaccarino. EFE