Muertos por covid-19 en Honduras suman 2.946 y los contagios 111.023

0
218
Un trabajador de la salud saluda al entrar a una sala del Hospital Escuela Universitario donde son atendidas personas que se han contagiado de la covid-19 en Tegucigalpa. EFE/Gustavo Amador/Archivo

Tegucigalpa – Los muertos por covid-19 en Honduras suman 2.946 con un nuevo caso registrado este domingo, mientras que los contagios ascienden a 111.023, informó el estatal Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager).

Según el recuento diario del Sinager, de 1.252 nuevas pruebas PCR de laboratorio, 300 dieron positivo, con las que se elevó a 111.023 el número de contagios.

Los departamentos de Cortés, en el norte, y Francisco Morazán, en el centro del país, ambos los de mayor población, siguen siendo los principales epicentros de la pandemia, que se comenzó a expandir en marzo.

El organismo sanitario indicó además que los pacientes diagnosticados con covid-19 a nivel nacional suman 577, de los que 443 presentan una condición estable, 115 están graves y 19 en unidades de cuidados intensivos.

Con los 145 recuperados, ya son 49.456 las personas que se han salvador de morir en Honduras por covid-19, enfermedad de la que los dos primeros contagios fueron confirmados el 11 de marzo.

Desde entonces, el país centroamericano está en una situación de emergencia, la que se ha agudizado con el paso de las tormentas tropicales Eta e Iota, que en noviembre dejaron casi un centenar de muertos y graves daños en la infraestructura productiva del país, que organismos y analistas locales calculan en unos 10.000 millones de dólares.

Solo la pandemia de covid-19 ha dejado alrededor de 600.000 desempleados, según el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), por el confinamiento forzado impuesto durante unos cuatro meses, desde marzo.

Fuentes médicas prevén que en diciembre se incrementarán los casos de muertos y contagios con covid-19 debido a que no se está llevando un riguroso control sanitario en los albergues públicos y privados, en los que permanecen miles de damnificados.

A ellos se suman otros miles viviendo bajo carpas improvisadas con palos, plásticos y lonas en medianas de bulevares de importantes ciudades, principalmente en el departamento de Cortés, el más afectado por Eta e Iota. EFE