Ministros israelíes, entre ellos ultraderechistas, piden una respuesta severa contra Irán

0
631

Jerusalén.- Varios ministros israelíes pidieron este domingo una fuerte respuesta de su país al ataque iraní con más de 300 misiles y drones de anoche, y que los dos ministros colonos y ultranacionalistas de la coalición de Gobierno consideran una oportunidad para «moldear Oriente Medio».

El ministro de Finanzas, el colono y radical Bezalel Smotrich, dijo hoy en un discurso grabado en la red social X que «los ojos de todo Oriente Medio y del mundo entero» están mirando a Israel, y animó a aprovechar la ocasión para formular una respuesta que «resuene en todo Oriente Medio durante las generaciones venideras».

De esa forma «ganaremos», dijo Smotrich, pero «si lo ignoramos, Señor no lo permitas, nos pondremos a nosotros mismos y a nuestros hijos en una amenaza existencial inmediata», añadió.

Por su parte, el ministro de Seguridad Nacional, Itamar Ben Gvir, también antiárabe y habitante de un asentamiento en Cisjordania ocupada, dijo que Israel «tiene que volverse loco» para «crear disuasión en el Medio Oriente».

Ben-Gvir afirmó que desde el ataque de Hamás del 7 de octubre, que dejó 1.200 muertos en suelo israelí, el país ejerce nuevas doctrinas de contención y proporcionalidad, y dijo que la respuesta de Israel no puede ser «‘débil’, al estilo del bombardeo de las dunas que hemos visto en Gaza en años anteriores».

El ministro de Cultura y Deportes, Miki Zohar, también dijo que «una respuesta laxa» solo serviría para continuar con el «concepto obsoleto de una lógica razonable frente a terroristas brutales» y señaló que este concepto ya «fracasó» contra Hamás antes del 7 de octubre; contra Hizbulá, que continúa sus ataques en el norte de Israel; y advirtió de que «fracasará contra Irán, que no dudó en atacar directamente a Israel».

Benny Gantz, miembro del Gabinete de Guerra israelí, líder del partido opositor Unidad Nacional y principal adversario político del primer ministro, Benjamín Netanyahu, dijo que Irán es «un problema global» y un desafío para Israel, y consideró este un buen momento para una mayor cooperación regional.

«Este incidente no ha terminado: la alianza estratégica y el sistema de cooperación regional que hemos construido, que resistió el importante desafío (de Irán), deben fortalecerse ahora más que nunca», dijo Gantz.

«Frente a la amenaza de Irán, construiremos una coalición regional y nos aseguraremos de que Irán paga el precio en la forma y en el momento adecuados para nosotros», añadió. EFE