Médicos Sin Fronteras desarrollan un plan para intervenir el Distrito Central, ante el alto número de casos de dengue

0
156

Tegucigalpa.- Con el objetivo de reducir y controlar el dengue en diferentes zonas de la capital hondureña causa de los altos niveles de contagios de dengue en la capital hondureña, Médicos Sin Fronteras (MSF) en Tegucigalpa desarrolló una estrategia de intervención de emergencia con un equipo multidisciplinario, según lo informó este jueves la organización internacional.

“Estamos respondiendo ante el pico epidemiológico del canal endémico del mosquito en la capital, el más alto en los últimos años que ha tenido Tegucigalpa. Además, estamos preocupados porque algunas personas se están automedicando, o siguiendo un mal tratamiento que en ocasiones llegan a agravar los signos de alarma”, explicó Stavros Dimopoulos, coordinador del proyecto de emergencia.

En los últimos días en Tegucigalpa, la capital de Honduras, se decretó una alerta epidemiológica debido al aumento de casos de dengue. La Secretaría de Salud (Sesal) señaló que la última semana de julio en todo el país se registraron más de 12 mil contagios por esta enfermedad transmitida por el mosquito Aedes aegypti.

Una de las causas de este aumento es que entre 2020 y 2021 hubo una falta de control vectorial asociado a la pandemia de la COVID-19, aunque las epidemias de dengue son comunes en la ciudad y el país entero.

Se trata de los barrios El Reparto, Manchén y La Estanzuela, entre otros, que en las últimas semanas reflejaron altos índices de contagios.

“Es importante mantener fuera de sus casas el mosquito. Si presentan fiebre, dolor de cuerpo, sarpullido, malestar general, deben remitirse a un centro de salud para asegurarse de que no sean síntomas causados por el dengue. También es importante que nos sigan dando acceso a sus hogares, y que presten atención a los mensajes que estamos transmitiendo para prevenir el dengue. Así, juntos, luchamos contra el dengue para bajar los índices que hay actualmente”, resaltó Dimopoulos.

En estos barrios, las personas se ven obligadas a recolectar agua por los racionamientos de agua en la zona, lo que aumenta las posibilidades de que se generen criaderos de mosquitos en los depósitos.

Dada la situación, el primer componente de esta intervención consiste en el trabajo a nivel comunitario con visitas diarias a las viviendas para educar sobre cómo prevenir los criaderos de mosquitos.

Además, el equipo de promoción de MSF, compuesto por más de 30 promotores, también orienta a las personas sobre cuáles son los pasos a seguir si ellos, ellas o alguien de su familia presenta síntomas de alarma por la enfermedad del dengue y se hace énfasis en que no se debe recurrir en la automedicación.

Asimismo, el equipo hace uso de larvicidas como el BTI para prevenir la propagación de las larvas en los depósitos de agua de uso domiciliarios como pilas y barriles.

El segundo componente consiste en la fumigación dentro y fuera de las casas con un insecticida a base de agua y más amigable con el medio ambiente.

Con esta práctica, que se realiza  con un equipo de 12 fumigadores, se garantiza la reducción de la presencia de mosquitos adultos.

Este químico puede presentar hasta un 90% de efectividad para la eliminación del mosquito transmisor del dengue, se conoció.

La reducción de la transmisión de esta enfermedad es un trabajo en conjunto entre las entidades de la Sesal y la población hondureña.

MSF en Tegucigalpa recomendó a las personas que limpien y cepillen semanalmente sus pilas o recipientes donde recolectan agua, con cloro y detergente.

Adicionalmente, mantener aseadas sus casas y sus predios libres de criaderos y maleza. Asimismo, que vigilen que el agua no quede estancada en los distintos sitios que puedan ser espacios para la formación de criaderos de este mosquito.