La ultraderecha sigue firme en la recta final de la campaña electoral en Francia

0
279
PARÍS, 22/06/2024.- Un cartel electoral del candidato a diputado Clément Beaune, exministro de Transportes, de la coalición macronista Ensemble (Juntos), sin la imagen o el nombre del presidente francés, junto a otro del candidato Emmanuel Grégoire (i). Carteles similares de candidatos macronistas por toda Francia muestran que Emmanuel Macron ya no es un activo electoral, sino un problema de imagen para su partido. EFE/ Rafael Cañas

París.- Francia entra en la recta final de la campaña para la primera vuelta de las elecciones legislativas anticipadas con el ultraderechista Agrupación Nacional (RN) sólidamente instalado al frente de los sondeos y cerca de la mayoría absoluta.

Tras una semana de campaña, las diferencias entre los tres grandes bloques se mantienen casi sin cambios, y pese al dominio de ultraderecha en las encuestas la posibilidad de que la Asamblea Nacional no tenga una mayoría clara se presenta cada vez más como una hipótesis verosímil.

En un domingo muy ajetreado de eventos electorales, el primer ministro, Gabriel Attal, aumentó hoy sus ataques contra el RN, insistiendo en que ha dado marcha atrás en muchas de sus promesas al ver que podía ganar, con la excusa del elevado déficit público.

«El RN no está listo para gobernar, es un partido de oposición, no de gobierno», afirmó Attal en una entrevista conjunta al diario Le Figaro y la radio RTL.

La líder de la formación ultraderechista, Marine Le Pen, visitó  un mercadillo dominical en su feudo electoral del departamento de Pas de Calais, donde se le vio hablando con comerciantes magrebíes, dentro del proceso emprendido hace años de suavizar la imagen de su partido.

«Quédese totalmente seguro, no haga caso a la caricatura que quieren hacer de nosotros», dijo a uno de ellos. «Se puede ser extranjero y vivir en Francia a partir del momento en que se respetan la ley y la cultura de nuestro país. No tenemos ningún problema», insistió.

En el Nuevo Frente Popular de la izquierda, el fundador de La Francia Insumisa (LFI), Jean Luc Mélenchon, llamó hoy a la población  «una toma extrema de conciencia ante el momento que afrontamos» por la posibilidad de una victoria de la ultraderecha.

Mélenchon, en un mitin en Montpellier (sureste) aseguró que el RN «es Macron revestido de racismo» y criticó duramente a quienes la ultraderecha y al bloque macronista por acusar a su formación de antisemitismo. «Utilizan de una manera abyecta la lucha contra el antisemitismo para atacarnos», dijo.

El RN se acerca a la mayoría absoluta

A siete días de la primera vuelta del domingo 30, la encuesta de Elabe divulgada este domingo por Tribune du Dimanche y BFMTV asigna al RN y sus aliados de derecha un 36 % de los votos, con 250-280 diputados, un arco que en su parte superior queda cerca de la mayoría absoluta de 289.

El Nuevo Frente Popular de izquierdas sería segundo con un 27 % (150-170 escaños), mientras que la actual mayoría macronista sigue en tercera posición y más descolgada (20 % y 90-110 diputados).

El partido conservador Los Republicanos (LR) queda en el 10 % y entre 35 y 45 diputados.

Los porcentajes son muy similares a los del sondeo de Ipsos para Le Parisien y Radio France divulgado en la tarde del sábado, con un 35,5 % para el RN y sus aliados disidentes del LR, por un 29,5 % para la alianza de izquierda y un 19,5 % para la coalición macronista. El LR se queda en el 7 %.

Este último sondeo no tiene proyección de escaños, pero sí otro de Odoxa publicado el viernes por la revista Le Nouvel Obs, y que apunta aún más alto para el RN, ya que no excluye que alcance esa mayoría absoluta, puesto que le atribuye 250-300 escaños.

Los cálculos de escaños antes de la primera vuelta son complicados en Francia debido a la incertidumbre sobre cómo pueden quedar definidos los duelos en la segunda ronda en cada una de las 577 circunscripciones que eligen a su diputado.

Ante las malas cifras para el oficialismo, que ahora tiene 250 diputados, la presidenta saliente de la Asamblea Nacional, Yaël Braun-Pivet, apeló a una movilización para «lograr que los sondeos mientan».

Y frente a la posibilidad de que la Asamblea Nacional no tenga una mayoría clara y haya un bloqueo -legalmente no podrá haber nuevas elecciones hasta un año después- el exprimer ministro Édouard Philippe, un aliado de Macron, reconoció que hace falta «una nueva mayoría», por lo que no hay que temer a la palabra «coalición».

Mienras tanto, París fue escenario hoy de una nueva manifestación contra la posible llegada de la ultraderecha el poder, en este caso convocada pro dos centenares de asociaciones feministas. EFE