La Semana Santa movió 2.4 millones de personas y dejó derrama de 4,500 millones de lempiras, según viceministro de Turismo

0
400

Tegucigalpa.- El viceministro de Turismo de Honduras, Luis Chévez, anunció hoy que la recién concluida Semana Santa registró un notable impulso para la actividad turística del país.

Según informes de la Comisión Nacional de Prevención en Movilizaciones Masivas (CONAPREMM), un total de 2.4 millones de personas se desplazaron por el territorio nacional durante este feriado religioso.

En una conferencia de prensa celebrada esta mañana, Chévez resaltó que este flujo de visitantes ha dejado una significativa derrama económica estimada en 4,500 millones de lempiras.

Además, aunque aún no se han publicado datos oficiales, se estima que más de 50 mil turistas extranjeros eligieron a Honduras como destino para disfrutar de la Semana Santa.

Uno de los puntos destacados fue el aumento del turismo en la frontera del Amatillo, donde se registró un incremento positivo del ingreso de al menos 16 mil visitantes hasta el sábado 30 de marzo.

Por otro lado, fuentes cercanas a la industria revelaron que aproximadamente 14 mil turistas ingresaron a las Islas de la Bahía, principalmente a la popular isla de Roatán, a través de la vía marítima.

La Semana Santa en Honduras no solo representa un período de fervor religioso, sino también un impulso significativo para el turismo y la economía nacional. Durante esta temporada, miles de hondureños y turistas extranjeros se movilizan por el país, generando un impacto positivo en diversos sectores económicos.

Las playas, ciudades coloniales y sitios religiosos de Honduras se convierten en puntos de gran afluencia durante la Semana Santa. Los hoteles, restaurantes, bares y otros negocios relacionados con el turismo experimentan un aumento considerable en sus ventas, lo que se traduce en la creación de empleos temporales y la dinamización de la economía local en diversas regiones del país.

Con una derrama económica superior a los 4,000 millones de lempiras, la Semana Santa se consolida como un pilar fundamental para el turismo y la economía de Honduras. Es fundamental aprovechar este impulso para seguir fortaleciendo el sector turístico y generando beneficios económicos para el país y sus comunidades.