La salud pública ha tocado fondo y los hondureños sufren las consecuencias

0
406

Tegucigalpa.- La presidenta del Colegio Médico de Honduras (CMH), Helga Codina, señaló que los problemas en el sector Salud se agudizan cada día, y la falta de personal calificado en los puestos administrativos es parte de las carencias que se están viendo en los hospitales, “hay un caos en el sector”.

Señaló que lo que está sucediendo en el Instituto Nacional Cardiopulmonar (Tórax), es solo un ejemplo porque esa situación se extiende en todo el país.

“Lo que sucede es que en otros hospitales y centros de salud el personal no denuncia por temor, ya que hay mordaza y se les impide que digan la realidad, y por eso es de admirar al personal del Tórax, porque han tenido el valor de alzar la voz”, indicó.

Lamentó la renuncia de ese centro asistencial de la directora Nora Maradiaga, porque la capacidad de ella ha sido probada aún en tiempos difíciles como la pandemia del COVID-19, “quien tenía que renunciar es el administrador y no ella”.

Condenó, que están poniendo personal en los puestos administrativos simplemente por afinidad política sin las competencias para los cargos.

“La situación en el sector Salud, si bien no es nueva porque se debe reconocer que se heredó una situación difícil, también es cierto que no se han visto resultados con las nuevas autoridades”, remarcó Codina.

El Colegio Médico y la población piden solución a los problemas principales que aquejan la salud ya que está en riesgo la vida y la salud, de los pacientes hay que recordar que el 70 por ciento de la población hondureña vive en pobreza y no pueden pagar una atención médica privada.

“La salud pública tocó fondo, tiene 15 meses de no tener medicamentos en forma consecutiva hacen compritas de determinado número de medicamentos duran dos semanas y solo unos cuantos se benefician, no se le da continuidad a los tratamientos y las enfermedades progresan” manifestó.

Destacó que las consecuencias del caos que se vive en salud las está sufriendo toda la población hondureña, y “basta con ir a los hospitales y centros de salud y preguntar a los pacientes para darse cuenta de la realidad”.