La presidenta de Honduras da a conocer que aproximadamente un millón de familias no pagarán energía eléctrica

0
995

Tegucigalpa.-Aunque todavía no revela quien asumirá las riendas de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), la presidenta constitucional de Honduras Iris Xiomara Castro Sarmiento, mencionó como uno de los puntos torales de su primer discurso presidencial, la situación de la estatal y su incidencia en la economía nacional.

La primera mujer mandataria en la historia democrática de Honduras, ordenó en su primer día como gobernante de la nación, «que más de un millón de familias que viven en pobreza y consumen menos de 150 kilovatios hora al mes, a partir de este día, no pagarán más la factura de consumo de energía», la luz será gratis en los hogares de estos compatriotas.

En coherencia con esta determinación, la Presidenta Castro Sarmiento, explicó que como esto significa un costo para la Empresa Nacional de Energía Eléctrica, «los altos consumidores deberán asumir un precio en su factura para subsidiar la energía que daremos gratis a los pobres».

El anuncio de esta orden presidencial fue ovacionada y bien recibida por los miles de hondureños presentes en el estadio nacional Tiburcio Carias Andino.

Durante su discurso, la gobernante nombró de manera puntual algunas de las acciones y decisiones tomadas previo a su mandato, que sumieron a la ENEE en la crisis que hoy se encuentra.

Castro Sarmiento calificó «que la destrucción de la ENEE, es una mancha que nos deja la dictadura y un agujero fiscal de dimensiones insalvables a corto plazo».

Advirtiendo que el problema va más allá de lo energético, la situación de la ENEE «es un problema social, económico y con un potencial que incentiva la migración».

La ahora mandataria reveló que una de las opciones que le han presentado los organismos financieros para solventar la crisis de la estatal eléctrica, es contratar más deuda, sin embargo, señaló que esta medida «no es para salvar a la ENEE, sino; para salvar a los proveedores de la ENEE».

Al respecto, la gobernante indicó que contratar más deuda para el pago de los generadores de energía sin un programa de emergencia energética, «equivale a convertirse en cómplice de la usura y el agiotaje legalizados con contratos nocivos al interés nacional».

Del mismo modo, la Presidenta Xiomara Castro deploró que las pérdidas por robo de energía alcanzan más del 38 por ciento, cuyo impacto en el flujo de caja supera los 10 mil millones de lempiras anuales.

Finalmente, con gallardía la mandataria denunció el otorgamiento de decenas de contratos de generación de energía a precios onerosos y lesivos al interés nacional y que los que venden energía a la empresa, nombraron sus representantes en el Operador del Sistema (ODS) y la Comisión Reguladora de Energía Eléctrica (CREE) convirtiéndose en juez y parte de dichos entes del Sector Eléctrico.