La Policía Nacional descarta participación institucional en masacre en PNFAS

0
402

Tegucigalpa.- El director de la Policía Nacional de Honduras, Juan Manuel Aguilar, afirmó que un arma y municiones utilizadas en la masacre de 46 privadas de libertad en junio pasado pertenecían a la institución; sin embargo, destacó que esto no implica que la Policía Nacional sea responsable de la matanza.

«No nos culpen a nosotros por situaciones que no corresponden; somos un ente de seguridad del Estado», expresó Aguilar a periodistas durante el lanzamiento de la operación «Navidad Segura 2023» en la ciudad de San Pedro Sula, Cortés, en la zona norte de Honduras.

Las declaraciones de Aguilar surgieron después de que la subsecretaria de Seguridad, Julissa Villanueva, afirmara que en la tragedia de la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS) se hallaron armas y municiones de la Policía Nacional, un hecho respaldado también por el Ministerio Público.

Ante esto, el jefe policial enfatizó que «una cosa es que armas que han sido de la Policía Nacional estén involucradas en un hecho criminoso, pero quien aprieta el gatillo es otro el culpable», descartando así la participación de policías en la muerte violenta de las 46 mujeres, 23 de las cuales fallecieron por impactos de arma de fuego.

Arma en custodia del MP

Acto seguido, Aguilar señaló que un arma que apareció en la PNFAS ES una CZ 75 BD de fabricación checoslovaca que había desaparecido del Ministerio Público (MP), donde estaba bajo custodia.

Según Aguilar, el arma fue remitida en 2013 al MP después de que una funcionaria policial disparara accidentalmente a uno de sus compañeros.

«El arma desapareció de los almacenes de indicios intermedios del Ministerio Público y apareció en el centro penal. Entonces, me pregunto: ¿qué responsabilidad tiene la Policía si ya no tiene la guarda y custodia de esa arma?», cuestionó.

Asimismo, manifestó que la Policía Militar de Orden Público (PMOP) utiliza armas y municiones idénticas a las de la Policía Nacional, ya que en su momento fueron adquiridas a través de la Secretaría de Seguridad, después de que las Fuerzas Armadas y otras instituciones fueran vetadas para comprar armamentos.

«La munición encontrada en la cárcel dice PN (Policía Nacional), se compró a la fábrica IMI, pero no significa que nosotros, los policías, fuéramos quienes apretamos el gatillo o que estuviéramos involucrados», aclaró.

Además, el alto funcionario aseguró que la Policía Nacional ha sido víctima de robos de armas de fuego y municiones en distintas ocasiones, una de ellas cuando elementos policiales son asesinados. Por lo tanto, no descartó que esos instrumentos sean utilizados por personas ajenas a la institución policial.

Juan Manuel Aguilar también afirmó que él se encargó de proteger la escena del crimen en la cárcel de mujeres hasta que llegaron la DPI y el fiscal de turno. De esta manera, argumentó que, si hubiese habido participación policial en la masacre de las mujeres, él habría destruido evidencias.