La importancia de buenos cosméticos en estas fiestas para quienes sufren acné

0
844
Fotografía de archivo (15/01/2013) de una mujer pintándose los labios. EFE/Marcelo Sayão/Archivo

Miamisburg (OH) – En las fiestas de fin de año el maquillaje cumple un papel importante para muchas mujeres, pero más para las que tienen acné, una afección cutánea con la que deben lidiar más de 50 millones de estadounidenses.

De cara a esta temporada, la Academia Estadounidense de Dermatología invoca a seleccionar cosméticos saludables, que no empeoren el acné y además a establecer una rutina de cuidados que funcione para cada tipo de piel.

Dado que la dermis propensa al acné es sensible, las personas con esta afección pueden encontrar algunos productos de maquillaje, como bases y correctores, que lo empeoran o causan nuevos brotes.

«Si bien algunos cosméticos causan acné, aún puede usar maquillaje eligiendo sus productos con cuidado y siguiendo unos simples pasos antes, durante y después de su aplicación», señaló la dermatóloga Rebecca Kazin en un comunicado de la institución.

ELEGIR CON CUIDADO EL MAQUILLAJE

Lo positivo de que hayan tantos productos disponibles en el mercado es que es posible probar diferentes maquillajes para identificar los que funcionan mejor para cada tipo de piel.

Los especialistas recomiendan seleccionar maquillajes en cuyas etiquetas pongan «no comedogénico», «sin aceite» o «no obstruye los poros», ya que es menos probable que causen brotes.

Asimismo, sugieren los productos cosméticos que contienen ácido salicílico, que pueden prevenir y reducir el acné. Al mismo tiempo hay que tener en cuenta que los productos con ácido salicílico pueden causar sequedad, especialmente si ya se está usando otro medicamento para el acné.

Hay que evitar en lo posible maquillaje líquido pesado, el cual puede atrapar la suciedad, el aceite y bloquear los poros, lo que a la larga podrá provocar brotes de acné. Si la piel se «rompe» después de aplicar maquillaje hay que tratar de identificar el producto que pueda estar causando el acné, y por supuesto descartarlo.

LA IMPORTANCIA DE PREPARAR LA PIEL

Ante todo, la cara limpia. Para ello, lavarse las manos y empezar a usar las yemas de los dedos para aplicar suavemente un limpiador suave en la cara. Luego, enjuagar con agua tibia.

En caso de uso de medicamentos para el acné por la mañana, es necesario aplicarlo después de limpiar la cara y luego pasar una crema hidratante que contenga protector solar, el cual debe ser de «amplio espectro» y tenga un SPF de 30 o más. La piel seca y dañada por el sol es piel irritada, y ésta lo pone en riesgo de tener más acné.

USAR APLICADORES Y NUNCA DORMIR CON MAQUILLAJE

A ser posible hay que evitar maquillarse con los dedos y en su lugar optar por aplicadores de maquillaje, como pinceles. Los pinceles deben además ser lavados cada semana o diez días con agua y jabón, ya que recogen residuos del producto, suciedad, aceite y bacterias.

Y aunque el acné no es contagioso, los cosméticos y aplicadores deben ser de uso personal. Los causantes de esta afección, incluidas bacterias, células muertas y el aceite de la piel de otras personas, pueden adherirse al maquillaje o aplicadores y ello puede conducir a nuevos brotes para los que ya padecen la afección.

Y por más que tras las fiestas y cenas de fin de año el cansancio invite a cerrar los ojos, nunca hay que ir a la cama sin quitarse el maquillaje. Hay desmaquilladores sin aceite, los de uso ideal, tras los cuales hay que lavar la cara con un limpiador suave.

En ese proceso, por cierto, no hay que frotarse la cara y si se usa un medicamento para el acné hay que aplicarlo después de la limpieza. Se puede usar luego una crema hidratante no comedogénica sobre el medicamento.