Kiev vuelve a reforzar restricciones sanitarias ante avance del coronavirus

0
485

Moscú – Kiev reforzó hoy nuevamente las restricciones sanitarias para frenar el avance de la pandemia de coronavirus ante la tendencia al alza de nuevos contagios en la capital de Ucrania.

Las medidas, anunciadas el 31 de marzo por el alcalde de Kiev, Vitali Kitschko, establecen el cese de las clases presenciales y de las instituciones culturales con acceso de público y limitan considerablemente el transporte urbano, al que solo se podrá acceder por medio de pases especiales.

Inicialmente estaban previstos 440.000 pases especiales, pero finalmente tuvieron que emitirse 600.000 ante las quejas de los ciudadanos que no pudieron acceder a los permisos, destinados exclusivamente a las personas vinculadas a trabajos claves para garantizar «la vida de la ciudad».

La Policía de Kiev se encargó este lunes de las labores para garantizar el cumplimento de las restricciones. Vigilan además que los medios de transporte no estén abarrotados y patrullan los lugares de posible reunión de grupos de personas, como parques o espacios públicos.

Las nuevas restricciones se extenderán hasta el próximo 16 de abril, fecha que podría variar en dependencia de la situación epidémica.

El alcalde añadió hoy que se estudia la posibilidad de un toque de queda en caso de que «colapse el sistema médico», pero dijo que una medida de esa envergadura deberá ser tomada por el Gobierno del país.

El ministro de Sanidad de Ucrania, Maxim Stepánov, informó hoy en su cuenta de Facebook de que durante las últimas 24 horas el país detectó 10.179 casos de coronavirus, con lo que se mantiene la tendencia al alza de contagios.

Solo en Kiev durante la última jornada fueron detectados 458 nuevos casos, hasta sumar 167.668 enfermos desde el inicio de la pandemia.

Un total de 5.257 pacientes están en hospitales de la capital, de los que 417 se encuentran en cuidados intensivos.

En Ucrania han sido detectados 1,76 millones de casos y han fallecido 34.587 pacientes, 3.617 en la capital. EFE