Inexperiencia, desaciertos, inflación, desempleo, crisis económica y social, en los  primeros 100 días del gobierno de Xiomara Castro, señala el Partido Liberal

0
192

Tegucigalpa.- El Consejo Central Ejecutivo del Partido Liberal (CCEPL), emitió este martes un amplio comunicado para pronunciarse sobre los primero 100 días en la presidencia de Xiomara Castro de Zelaya, donde indica que el periodo es corto para evaluar al actual gobierno, pero que estos días están marcados por aciertos, pero también desaciertos, una incontrolable inflación, además desempleo, crisis económica y social.

El presidente de este organismo político, Yani Rosenthal, dio lectura al pronunciamiento donde dijo que existe preocupación porque hay algunos temas que no se están atendiendo, aun cuando fueron promesas de campaña de la actual administración gubernamental, sin embargo, aseguró que han estado acompañando algunas decisiones en beneficio de la población.

Inicialmente el PL, reconoce que la actual situación del país, producto de doce años de manejo irresponsable y cleptocrático por parte de la administración nacionalista, es altamente compleja y requiere de experiencia, pericia y responsabilidad en el diseño y ejecución de políticas dirigidas a fomentar el desarrollo de Honduras.

Además destaca que no hay duda que existen buenas intenciones que impulsan a la Presidenta,  Castro de Zelaya y su equipo, sobre el que reflexionar más adelante. Pero también reconoce que de buenas intenciones este tapizado el camino al infierno y que el país requiere de un verdadero golpe de timón para evitar que transitemos por una ruta que no nos merecemos.

Partido Liberal han apoyado la mayoría de  iniciativas del nuevo gobierno -añade el escrito-, con el único afán de garantizar que tenga posibilidades de éxito con: reducir el impuesto a los combustibles, derogar las ZEDEs, la cual ya había sido propuesta por el propio Partido Liberal en la anterior legislatura, la reformulación y aumento del Presupuesto General de la Republica y la derogación de la Ley de Empleos por Hora.

Sin embargo, el documento añade que a pesar de este apoyo, vemos con gran preocupación que no hay políticas claras para el alto costo de la vida y la altísima tasa de desempleo, temas que consideramos deben resolverse urgentemente para proteger el poder adquisitivo de los hondureños y generar un efecto positivo en la reducción de la pobreza.

Señala como una contradicción en la Secretaria de Finanzas, al enviar al Congreso un proyecto de Emergencia Fiscal, luego publicar un informe en el que detallaba el inminente colapso de las finanzas públicas, además remitir el decreto que, lejos de mostrar austeridad y racionalidad, en coherencia con la situación financiera interna y externa, eleva el gasto público a niveles históricos, con un aumento en el gasto de más de 25%, en contraposición con el ya elevado 7% en que venía creciendo en los últimos años, muy por encima del 3% en que ha crecido la producción en lo que va del siglo.

El análisis cuestiona que en materia de resultados, es concluyente en cuando a que el nuevo equipo que acompaña a Castro, es una mezcla de unos pocos funcionarios experimentados con otros que tienen talento renovado, pero con falta de experiencia, producto de que el propio partido de gobierno ejerce por primera vez el poder.

Consecuentemente, indica que “de hecho, ha sido bastante lenta la integración de un equipo de gobierno competente y que posea las calificaciones apropiadas para enfrentar la dura crisis que enfrenta el país”.

Los aumentos a intereses bancarios son también retos importantes y preocupa que el nuevo equipo de gobierno no consiga mejores resultados en el campo económico. Preocupa que los índices de seguridad ciudadana estén creciendo de forma rápida y consideramos la responsabilidad de las autoridades en este campo es más amplia que combatir el narcotráfico.

El gobierno aparenta sufrir una especie parálisis que les impide arrancar con pie derecho, lo cual debe superar rápidamente para beneficio de todos los hondureños. Preocupa el conflicto interno que enfrenta la coalición de partidos que triunfó en las elecciones, así como la división interna del mismo partido Libertad y Refundación (Libre).

En conclusión, -dice el Partido Liberal-, han sido 100 días de aciertos y desaciertos, todos esperamos que el gobierno se enfoque en lo que realmente interesa a los hondureños: Empleos dignos y bien pagados, así como un control de la inflación que limite los incrementos constantes al costo de la vida, acciones concretas y rápidas en Salud y Educación, así como la ejecución de programas sociales que busque generar mejores y permanentes condiciones a la población.