Hondureños huyen de la violencia en México y buscan asilo en Estados Unidos

0
257

Tegucigalpa.- Alrededor de 50 migrantes de Michoacán, Guerrero y Honduras se instalaron en la garita de Otay, al noreste de la ciudad, para solicitar asilo en Estados Unidos, huyendo de la violencia en México.

Los migrantes tienen un año viviendo en el albergue Pro Amore Dei, en el Cañón K, al noroeste de Tijuana, donde algunos han sido asaltados en las cercanías cuando se dirigen a trabajar.

“Estamos desesperados, mi sobrina está enferma de anemia, ya no aguantamos más, a mí me asaltaron a punta de pistola, a mi hermano lo golpearon con cachas”, relató un migrante de 45 años.

“¡Ya mátalo! Gritaban los asaltantes a quien tenía sometido a mi hermano, pero se apiadaron de nosotros porque él ya tiene 56 años, y dijimos que no conocíamos la ciudad, que estábamos en el albergue”.

Originarios de Tepalcatepec, Morelia y de Nueva Italia, entre otras partes de Michoacán, los migrantes se encuentran sin alimentos y bajo el sol. Algunos oficiales de migración de EU vigilan el ingreso peatonal de la garita, mientras que otros están al pendiente del cruce vehicular rápido, conocido como Sentri.

Una mujer de 25 años platicó que fue separada de su familia; sus padres y hermanas lograron cruzar mediante asilo a Estados Unidos.

“Tuve anemia hace unas semanas, tengo 25 años y me separaron de mis padres que sí pudieron entrar a Estados Unidos el pasado 27 de enero, pero a mí me dijeron que ya estaba grande y las autoridades de EU me dejaron en Tijuana”, contó la joven.

Los migrantes llegaron alrededor de las 08:30 horas. Una unidad del Instituto Nacional de Migración arribó a las 12:30 horas al puerto fronterizo de Otay.