Hondureña logra el primer récord en buceo libre

0
878

Tegucigalpa.-El buceo mundial de élite se ha sumergido en el majestuoso tesoro natural que esconde en sus entrañas la isla de Roatán, Islas de la Bahía.

Atletas de 17 naciones del mundo se citaron frente a las internacionalmente reconocidas playas de West Bay para disputar del 11 al 18 de agosto la octava edición del Caribbean Cup Freediving Competition 2021, un evento de talla mundial que cada año reúne a los mejores del buceo.

Por primera vez en la historia, la hondureña Andrea Merlo logró el récord femenino de buceo libre, al alcanzar los 20 metros de profundidad en un tiempo de 1:02 minutos.

La cosecha de Merlo, quien viajó desde Hawái, Estados Unidos, a representar a Honduras en la competencia, no se limitó a ese logro: firmó su nombre en varios récords.

«He tenido la oportunidad de representar por primera vez a Honduras y a las mujeres, pude participar en inmersión libre y ahí establecimos un récord a los 25 metros de profundidad», expresó con orgullo Merlo.

Amplió que «luego en el último día de la competencia establecí un récord en peso constante con aletas».

En esa modalidad «uno desciende sin tocar la línea, llegué a los 20 metros y de esa manera se establece el primer récord nacional femenino de buceo libre para Honduras».

El Caribbean Cup Freediving Competition 2021 se desarrolló con el apoyo de Marca País Honduras, el Instituto Hondureño de Turismo (IHT) y los esfuerzos del sector turístico nacional, haciendo posible la participación de buceadores de Canadá, Argentina, Japón, México, Sudáfrica, Polonia, China, Corea, Guatemala, El Salvador y Honduras.

Esteban Darhanpé, organizador del evento y de origen argentino, resaltó que la isla de Roatán es un escenario ideal para este tipo de competencias.

«Las condiciones del agua son calmas, no hay corriente, el agua es transparente, temperatura cálida y también tiene la profundidad adecuada para este tipo de eventos», enlistó entre las bondades.

«Es muy satisfactorio ver que el deporte comience hacerse popular acá en Honduras y vemos como algo histórico de alguna manera que por primera vez se haya establecido un récord oficialmente (a través de la hondureña Andrea Merlo) y esperamos que sirva para que más personas quieran participar en este deporte», destacó.

Con la competencia, Honduras dio un paso más al frente en el camino a la reactivación total del turismo, tras la prolongada ausencia de turistas y visitantes al país producto de la pandemia del COVID-19.

La actividad deportiva confirmó también los esfuerzos del país por repotenciar el turismo y abrirse a los turistas del mundo, presentándose como un destino óptimo para vacacionar y practicar diferentes deportes, como el buceo libre.

El buceo libre (freediving) es un deporte extremo que lleva a los atletas a suspender la respiración de forma voluntaria mientras se sumergen a lo más profundo del mar, desarrollando capacidades de hasta 120 metros de profundidad con peso variable.

La competencia se realizó a 70 metros de la costa frente a West Bay, donde fueron instalados dos amarres en un gran parche de arena sumergido, a una profundidad de 189 metros.