Honduras se acerca a los 3.000 muertos por covid-19 y contagios suman 108.253

0
139
REUTERS/Jorge Cabrera

Tegucigalpa – Honduras ya roza los 3.000 muertos por covid-19, mientras que los contagios se elevaron a 108.253, según informó el estatal Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager).

El organismo sanitario señaló que otras nueve personas han fallecido por covid-19, en distintas fechas, con las que ya suman 2.918 desde que la pandemia se comenzó a expandir, en marzo.

De 928 nuevas pruebas PCR de laboratorio procesadas, 365 dieron positivo, para dejar la estadística de contagios en 108.253.

Se suman 601 personas hospitalizadas, de las que 454 presentan una condición estable, 135 están graves y 12 en unidades de cuidados intensivos.

En lo que respecta a los pacientes recuperados, la cifra ha ascendido a 48.073 con 393 nuevos casos, añade el informe del Sinager.

La curva de la pandemia de covid-19 sigue en ascenso y en diciembre la situación se podría agudizar más por nuevos casos que se estarían registrando en los albergues con miles de damnificados que dejaron las tormentas tropicales Eta y Iota, que causaron severos daños en el país centroamericano.

Efe pudo constatar comunidades como La Guadalupe, cercana a la ciudad de El Progreso, en el norte de Honduras, que sus habitantes, todos damnificados, en su mayoría viviendo a lo largo de la mediana de una autopista que lleva al Municipio de La Lima, muchos, entre niños y adultos, hombres y mujeres, no llevaban mascarilla puesta.

Las medianas de autopistas se han convertido en campamentos improvisados de damnificados que claman por ayuda gubernamental para sobrevivir y que se les instale en un sitio seguro.

Otros dicen que necesitan dinero para comprar materiales de construcción para reparar la casa que les destruyó el agua por las descomunales inundaciones que han sufrido desde el 4 de marzo, cuando comenzaron a desbordarse los ríos caudalosos Ulúa y Chamelecón.

«Si no estás en la raya, la muerte no te lleva todavía», dijo a Efe uno de los damnificados de La Guadalupe cuando se le preguntó por qué no usan mascarillas.

Añadió que «de algo nos vamos a morir, las dos tormentas casi nos arrastran, pero Dios no quiso que muriéramos ahogados», agregó. EFE