Grecia cancela misas a pesar de reticencia de la iglesia ortodoxa

0
405

Atenas.- El Gobierno griego ha ordenado cancelar todos los actos religiosos con excepción de los funerales y se ha puesto así en contra de una decisión de la iglesia ortodoxa griega, que había decidido no suspender la misa dominical.

«Por decisión del Gobierno se cancelan todos los actos de todos los dogmas y religiones. Las iglesias permanecerán abiertas tan solo para la oración individual. La protección de la sanidad pública impone decisiones claras», destacó el primer ministro, Kyriakos Mitsotakis en un mensaje de twitter.

La suspensión de los actos religiosos tendrá de momento vigencia hasta finales de marzo, pero el portavoz del Gobierno, Stelios Petsas, no excluye de que esta medida se amplíe incluso hasta después de la Semana Santa. La Pascua ortodoxa se celebra este año el 19 de abril.

Tras una reunión tensa en la que los obispos mantuvieron opiniones dispares sobre cómo afrontar la pandemia, el Santo Sínodo emitió el lunes por la noche un comunicado en el cual suspendía todas las misas, con excepción de la dominical, y pedía a los grupos vulnerables no asistir a este oficio.

La reunión había sido convocada por el arzobispo Jerónimo, a quien tanto el conservador Mitsotakis como el líder de la fuerza mayor de oposición, el izquierdista Alexis Tsipras, habían pedido con insistencia suspender los actos religiosos.

Desde el estallido de la epidemia la iglesia ortodoxa se ha mostrado poco dispuesta a tomar medidas contra la propagación del coronavirus.

El 9 de marzo, mientras Grecia ya contaba con 84 casos, el Santo Sínodo aseguró que el coronavirus no se puede transmitir a través de la eucaristía y anunció que ni las misas ni este sacramento se cancelarían para evitar más contagios en el país.

En la iglesia ortodoxa griega la eucaristía -vino dulce y migas de pan- se recibe de una cucharita de plata bendecida, compartida por las decenas de personas que acuden a cada misa.

«Los creyentes de todas las edades saben que venir a recibir la Sagrada Comunión, incluso en medio de una pandemia, es tanto una afirmación práctica como un sometimiento a Dios viviente y una potente manifestación de amor», afirmó el Santo Sínodo ese día.

El pasado domingo, la afluencia de creyentes a las misas contrastaba con las medidas severas que había tomado el Gobierno, con el cierre de centros comerciales, restaurantes, cafés, clubes y actividades deportivas. EFE